El SAS pagará por una muerte tras un mal diagnóstico

El Servicio Andaluz de Salud ha decidido indemnizar con 211.000 euros a la familia de un paciente que murió de infarto agudo de miocardio en 2007 y al que se le diagnosticó un cuadro de ansiedad, según informó la asociación el Defensor del Paciente.

El fallecido acudió a un centro de salud en Santa Fe (Granada) con un dolor intenso y repentino de espalda y pecho acompañado de sudoración y sensación de debilidad. Tras auscultarle, tomarle la tensión y realizarle un electrocardiograma, el médico que lo atendió le dio el alta y lo mandó a su casa puesto que estimó que presentaba un cuadro de ansiedad. El enfermo murió poco después en su domicilio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS