Griñán impulsa el cambio en el PSOE andaluz tras los 16 años de Chaves

El congreso del partido en la comunidad se adelanta por los problemas de bicefalia

"Esto no es un congreso de continuamos para bingo". Esta frase resume las opiniones de algunos dirigentes sobre el primer congreso extraordinario del PSOE de Andalucía en sus 33 años de historia. Es un acontecimiento lógico, pero no normal, porque se adelanta dos años sobre lo previsto por los problemas inesperados de bicefalia entre Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Tampoco es un cónclave de borrón y cuenta nueva porque eso supondría renunciar a un pasado de éxitos electorales.

Griñán va a inaugurar un nuevo ciclo en un partido desgastado, en horas bajas, con las encuestas en contra y al que, según algunos, "no se acercan los mejores", pero cuyo modelo ha logrado cinco victorias electorales consecutivas. De ahí que también haya entre los socialistas andaluces un poco de incertidumbre. "Ya quisiera yo que lo que salga tenga las mismas garantías de éxito que el modelo anterior", asegura un dirigente provincial.

Más información
Griñán copa el poder en Andalucía y marca el futuro del partido

No hay nadie en el PSOE andaluz que no sepa que en este congreso "no toca meter la pata", como dice una de las personas consultadas, y que no desee que Griñán "acierte" en la gestión no tanto del congreso como del día después. "Estamos en un escenario no normal, sino de emergencia social y económica. Hay que cruzar los dedos y confiar en que salga bien, que el partido funcione y no sea una fuente de conflictos", asegura otro responsable socialista.

Griñán llega a la secretaría general 11 meses después de asumir la presidencia de la Junta de Andalucía tras 19 años de mandato de Manuel Chaves. Y ahora, a sus 64 años y sin experiencia en puestos orgánicos de brega, coge también el mando de la federación socialista más fuerte del PSOE ante la evidencia de que los cambios que pretende poner en marcha no son posibles sin estar investido como secretario general.

Sustituye también a Chaves, quien ha dirigido el PSOE durante 16 años con un cuidado exquisito para contentar a las ocho agrupaciones provinciales, la paridad y el relevo generacional, un equilibrio tan perfecto que, en opinión de algunos, ha ralentizado cambios más profundos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Griñán quiere darle un vuelco completo a la ejecutiva regional, con una estructura nueva y una comisión permanente con la mitad de miembros de la actual y en la que que quiere contar "con los mejores". Aunque Griñán no ha desvelado el equipo de personas del que se va a rodear, los nombres que se barajan son gente curtida en las Juventudes Socialistas y criados en el PSOE en la escuela de Luis Pizarro, el número dos del equipo de Chaves desde 1994, quien sale de la ejecutiva. El cordobés Rafael Velasco, actual secretario de Organización, es el nuevo hombre fuerte del partido. Como presidenta figurará la consejera de Cultura, Rosa Torres, lo que induce a pensar en su próxima salida del Gobierno.

También a propuesta del futuro líder socialista, en la ejecutiva van a estar como vocales la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, y la consejera de Educación y ex responsable de Política Autonómica del PSOE, Mar Moreno.

Por otra parte, entre las iniciativas previstas por el Gobierno para los afectados por el temporal de los últimos meses en Andalucía, se reducirán de 35 a 18 los jornales necesarios para cobrar el subsidio agrario(que sólo se percibe en Andalucía y Extremadura) y el aplazamiento de entre seis meses y un año del pago de las cuotas agrarias de la Seguridad Social, informa Ginés Donaire.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS