Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Jaraba no niega haber visto una grabación del acoso sexual en RTVV

El director general del ente alega, ante la petición de una destitución fulminante e irreversible del secretario general y jefe de recursos: "Yo no soy McCarthy"

El escándalo de acoso sexual protagonizado por el ex secretario general de Ràdio Televisió Valenciana, Vicente Sanz, tensó ayer todavía más de lo que suele ser habitual la comisión de control del ente público celebrada en las Cortes Valencianas. El director general, José López Jaraba, defendió su actuación, que sólo desembocó en el cese de Sanz después de que EL PAÍS hiciera pública la denuncia de tres trabajadoras, como "discreta, modélica y prudente", y eludió responder a algunas de las preguntas que le lanzaron las portavoces de la oposición. Entre otras, dejó sin respuesta la que formuló la portavoz socialista, Núria Espí, que le requirió si ha visto o no una grabación hecha por las víctimas de los supuestos abusos en la que Sanz aparece tocándose los genitales ante una de las trabajadoras que lo han denunciado.

"El chapapote me lo como yo y no lo llevo a ningún sitio", dice el directivo

El cese temporal de Sanz, a petición propia, y el hecho de que está fuera de RTVV, sin empleo ni sueldo, a la espera de la resolución del caso, fueron esgrimidos por López Jaraba como ejemplos de una reacción que ha llegado "hasta donde la ley permite". La socialista Espí, la diputada de Compromís Mònica Oltra y la portavoz de Esquerra Unida, Marga Sanz, cerraron filas al acusar a RTVV de no ponerse del lado de las víctimas y exigieron la destitución definitiva de Sanz de su cargo de confianza.Mònica Oltra preguntó concretamente a López Jaraba: "¿Tiene usted confianza en el señor Vicente Sanz?". La diputada de Compromís recordó que Sanz declaró, cuando era secretario provincial del PP de Valencia, "estoy en política para forrarme", y acusó al director general de RTVV

de ser cómplice de su actuación, lo que suscitó una queja de López Jaraba ante lo que consideró una "injuria". Oltra denunció el "uso abusivo del poder" por parte de Sanz y una política de personal "clientelar, totalitaria y despótica" que ha conducido al episodio de acoso sexual.

Marga Sanz, de Esquerra Unida, denunció "la posición timorata del director general y del consejo de administración de RTVV", donde el PP impone su mayoría, y criticó el informe de los servicios jurídicos de la cadena autonómica que justifica la decisión de que Sanz cese en sus funciones temporalmente, a la espera de una resolución judicial definitiva, porque no responde a lo previsto en la ley de igualdad y contra la violencia machista, que estipula una especial protección a las víctimas.

La socialista Núria Espí, que puso como ejemplo de dignidad la dimisión del ex director del Muvim, Romà de la Calle, ante la censura de una exposición, desgranó una serie de preguntas que sólo en parte obtuvieron respuesta. López Jaraba aseguró haber tenido la primera noticia del caso el 12 de febrero, cuando una de las tres denunciantes contactó con un directivo de RTVV, añadió que se puso en contacto con las víctimas para ofrecerles respaldo y abrió un proceso de recogida de información. Las denunciantes están desde pocos días después de baja. Sin embargo, Sanz no cesó en su cargo hasta que la noticia se publicó en EL PAÍS.

Además de su acceso a la grabación en la que aparece Vicente Sanz, Espí le preguntó si había recibido en noviembre pasado un mensaje telefónico de una de las víctimas con el texto: "Queremos hablar sobre Vicente Sanz. Tema acoso". También le preguntó si había llamado a Nuria Romeral, secretaria autonómica de Comunicación de Presidencia de la Generalitat, en busca de instrucciones; si sabía que se había producido un robo en el despacho de una de las denunciantes, en el que desapareció un neceser que, en teoría, había servido para efectuar la grabación a Sanz; si algún departamento dio orden de entrar en otros dos despachos, y si había revisado facturas cargadas por Sanz a RTVV con gastos en una joyería, en una floristería y en un centro comercial, con compras de colonias y perfumes.

López Jaraba respondió a la posibilidad de que él supiese del supuesto acoso con anterioridad: "La duda ofende". Pero sólo respondió que su llamada a Presidencia de la Generalitat fue para comunicar el cese de Sanz. "El chapapote me lo como yo y no lo llevo a ningún sitio", añadió. Ante la insistencia de las portavoces de la oposición de que Vicente Sanz sea apartado definitivamente de un cargo en el que fue designado "a dedo", el director general respondió: "Yo no soy McCarthy".

La portavoz popular, Sagrario Sánchez, por su parte, acusó de "carroñera" a la oposición por "hacer política" con el asunto.

Nacho Ángel y Jaume Muñoz, representantes de Comisiones Obreras y de la Intersindical Valenciana en el comité de empresa de RTVV, respectivamente, calificaron de "falacia" la suspensión cautelar de Vicente Sanz y denunciaron "el caldo de cultivo" que ha propiciado el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de marzo de 2010