Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alerón arriba, alerón abajo

Al incorporar depósitos mucho más grandes, los mecánicos deberán ajustar sobre la marcha las aletas delanteras de los coches de F-1 para controlar el desgaste de los neumáticos

Faltan cinco días para que los semáforos rojos se apaguen en el circuito de Bahrein y arranque el nuevo Campeonato del Mundo de fórmula 1. Será el domingo cuando los equipos se quitarán la máscara que han llevado durante los ensayos de la pretemporada, ésa que les ha permitido ocultar los kilos de combustible que cargaban en sus coches, un dato clave para poder calibrar el potencial de un monoplaza respecto a la competencia.

"Uno puede maquillar el tiempo de la manera que quiera. Si pretendes parecer más lento, cargas el coche con 20 kilos más y, por ejemplo, en Montmeló pierdes siete décimas de segundo por vuelta", aseguraba ayer Pedro Martínez de la Rosa en una entrevista en el diario Sport.

De todos los puntos del reglamento que se han revisado, el que ha hecho que los ingenieros tengan que pensar más ha sido la prohibición de los repostajes. Este detalle les ha obligado a incorporar en los bólidos depósitos mucho más grandes, capaces de albergar hasta 240 kilos en muchos casos. Ese incremento de peso tiene una influencia directa en el balance del coche y, por consiguiente, en el desgaste de los neumáticos, otro elemento a tener muy en cuenta.

"El problema es que, además, los neumáticos delanteros son ahora más estrechos [pierden dos centímetros y medio], lo que significa que se calentarán y degradarán más rápido. Eso hará que los pilotos y los mecánicos tengan que modificar la carga aerodinámica durante la carrera", explica Joan Villadelprat. "Con los nuevos depósitos, la mayoría de los coches tendrán el centro de gravedad en la parte trasera. Al principio, les costará girar. A medida que vayan completando vueltas, tendrán que tocar el alerón delantero para equilibrar el balance general del vehículo y, de esta forma, controlar el desgaste de las gomas para no fundirlas", matiza el ingeniero español.

"¿Hasta qué punto tiene que ajustar la aleta delantera en las tandas de vueltas largas?", le preguntaron la semana pasada al británico Jenson Button, el campeón actual, durante una teleconferencia que hizo con algunos periodistas. "Durante la mayor parte de los entrenamientos de invierno no hemos contado con un alerón delantero ajustable. Eso nos ha complicado la vida en las tandas largas porque, con los nuevos depósitos, es muy importante ir jugando con el alerón", asegura el piloto de McLaren. "En el último test, en Barcelona, ya lo tuvimos. Eso nos ayudó porque, a medida que el coche se va descargando de gasolina, los mecánicos tienen que ir modificando el alerón cada vez que entras en el pit lane", concluye.

Mañana, extra de Fórmula 1

- EL PAÍS ofrece mañana un extra con toda la información sobre el Mundial de fórmula 1, que comenzará el próximo domingo en Bahrein

con cuatro campeones en la parrilla (Alonso, Schumacher, Hamilton y Button).

- Alonso y Ferrari, una alianza única: el éxito dependerá del equilibrio de egos entre la escudería italiana y el bicampeón. "Sin correr en Ferrari, no puedes retirarte",

le dijo su padre a Alonso.

- Entrevista a Felipe Massa: "La Scuderia no es sólo

un equipo, es un sueño".

- Schumacher, vuelve el rey

a los 41 años.

- Ross Brawn y Adrian Newey, los dos grandes diseñadores.

- Joan Villadelprat analiza

las nuevas normas.

- De la Rosa regresa al asfalto

y Alguersuari resiste a la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2010

Más información