Conflicto en el PP de Madrid

Aguirre: "Fui verso suelto, ya no lo soy"

"Me equivoqué en 2008. Di la impresión de que me presentaría contra Rajoy" - La presidenta, conciliadora: "Discrepo con Gallardón, pero sin antipatía"

El tiempo, las derrotas, las encuestas y el agotamiento han logrado un fenómeno inesperado: Esperanza Aguirre ya no tiene ganas de guerra interna. Al menos de momento. La presidenta de Madrid hizo un esfuerzo de moderación durante la media hora larga en la que Iñaki Gabilondo (CNN+) intentó encontrar en ella algún gesto de sinceridad. No lo logró. Aguirre llegó incluso a afirmar que tiene "discrepancias" con el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pero no siente por él "ninguna antipatía". Incluso llegó a decir que está convencida de que Manuel Cobo, mano derecha del alcalde, "no piensa" lo que dijo en la entrevista de EL PAÍS.

Aguirre lanzó un clarísimo mensaje interno: ahora no quiere líos. Lo llegó a decir gráficamente. "Me declaré verso suelto en el congreso de Valencia [en 2008, tras la derrota electoral de Mariano Rajoy], pero ya no lo soy".

Más información
Gallardón lleva a la Comunidad a los tribunales por las casetas de Sol

En su afán por ofrecer su lado amable, agradeció a Rajoy que haya realizado tres actos con ella en dos meses y pidió perdón por haber insinuado en 2008 que lucharía en el congreso de Valencia contra él. "Por equivocación mía, pudo dar la impresión de que iba a presentarme". Aunque dejó caer un aviso: "Yo no estoy para descabalgar al presidente del PP. Si hubiera una silla vacía sería diferente".

En su afán de negar todos los problemas, incluso llegó a negar que en su batalla de Caja Madrid le hubiera quitado un puesto al PP para dárselo a IU, como confesó en una conversación privada. Dijo que el que se quedó fuera no era militante del PP. Sin embargo, estaba puesto allí por Gallardón, luego ocupaba un puesto del PP.

Al llegar a la política madrileña más concreta, Aguirre negó la mayor todo el tiempo y se mostró absolutamente impermeable a las críticas. "La atención sanitaria en Madrid es magnífica. Dicen que privatizo. Y no es verdad. Sólo la limpieza y algunas cosas". Y presumió de la economía madrileña. "Estamos mucho mejor que los demás".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS