Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acepta negociar la reforma del Código Penal

El Gobierno negocia hasta el último momento para evitar una avalancha de enmiendas de totalidad al proyecto de reforma del Código Penal. Hoy acaba el plazo de presentación y ayer anunciaron su rechazo en enmiendas de totalidad los partidos de la izquierda ERC, IU, ICV y BNG.

El PNV es más que reacio a apoyar la propuesta del Gobierno, pero anoche no había decidido aún si presentará enmienda de totalidad. No lo hará CiU, aunque tampoco garantiza el apoyo al texto, y el PP mantiene aún sus discrepancias.

Para salvar las diferencias, el Gobierno hizo llegar ayer al resto de grupos su disposición a introducir modificaciones a través de enmiendas del PSOE. Así, acepta modificar la regulación de los llamados "manteros", que venden copias piratas de música y cine, para asegurar que ninguno vaya a la cárcel. En el proyecto del Gobierno no se asegura y queda a decisión del juez que tenga en cuenta sus condiciones personales para que no sea condenado a penas de prisión, como ocurre ahora. Otro cambio que acepta el Gobierno se refiere a la llamada libertad vigilada, es decir, las medidas de seguridad que se pueden imponer para los condenados por graves delitos que salgan de la cárcel. El proyecto del Ejecutivo permitía que en casos extremos, por acumulación de condenas, pudiera tener carácter indefinido. El Gobierno se ha comprometido a establecer un máximo de cinco años para esas medidas de control. Este apartado lo rechazan el PNV y la izquierda.

El Gobierno quiere que la reforma se haga por consenso, pero, además, precisa para la votación final en el Pleno, cuando culmine la tramitación, 176 votos, por ser necesaria mayoría absoluta. Hoy por hoy no la tiene garantizada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de marzo de 2010