Antoni Tàpies cuelga su 'calcetín' en la remozada fundación

La primera vez que se habló del calcetín de Tàpies fue a finales de 1991, cuando se supo que el artista proyectaba una escultura con esta forma para el Palau Nacional. Debido a la polémica que originó, la idea se fue al traste y quedó guardada en un cajón. Al cabo de 18 años, el proyecto se hace realidad. Ayer el pintor subió a la terraza de su fundación para supervisar los últimos trabajos para que la obra Mitjó sea la estrella del edificio, que mañana reabre sus puertas. Incluso bromeó con los operarios y les preguntó: "¿Ustedes llevan calcetines?". Con el tiempo, la escultura ha encogido y ha pasado de 18 metros a 2,85, por lo que su interior no será accesible, contrariamente a lo que Tàpies pretendía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción