Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Talentos

El Gerald Brenan del rock

Josh Rouse, cantante estadounidense residente en Valencia, factura 'country' alternativo de raíz mediterránea

El cantante estadounidense Josh Rouse habla con conocimiento de causa. "Es curioso. La diferencia entre los norteamericanos y los españoles se puede ver en los aeropuertos. En Estados Unidos te cogen la huella digital... Cuando yo venía a España al principio, en el control de pasaporte me preguntaban: '¿Por qué viene usted aquí?'. 'Porque mi novia vive en Valencia", les respondía. Entonces decían: '¿Y está buena?".

La novia de Josh Rouse es guapa, sí, pero más bonita es su historia de amor. Un cuento de rock'n'roll con una trama curiosa: chico de Nebraska, con cierto éxito musical, actúa en Valencia y conoce a chica española. Se enamoran y él, "todavía con cara de perdido", se viene a vivir a España. Primero van a Altea, luego a Valencia, Nueva York y ahora otra vez en Valencia. Tienen un hijo -de 10 meses- y el cantante recompone su carrera musical. Del folk rock con raíces de Nashville a la música mediterránea, cálida y con toques brasileños, cantada en castellano. Así suena El turista, el nuevo disco de este estadounidense de 38 años. Un 75% cantado en inglés, el resto en castellano. "Siempre me rondó la idea de dar el salto", explica Rouse en un perfecto español de acento guiri. "Ahora por fin he dado el paso. Me ha ayudado mucho escuchar al cubano Bola de Nieve. Él canta cortando mucho las sílabas, que es más musical".

"España es bastante parecida a Nebraska. No hay prisas. Me gusta ese ritmo"

De esa búsqueda nació Valencia, un simpático y típico -ya saben: paella, playas, falleras- homenaje a la ciudad, curiosamente compuesto en Nueva York. "No sé si la alcaldesa la ha escuchado", explica, "pero muchos creían que era una especie de burla... No. Nada de eso. No es una letra muy profunda, es más una canción divertida de fiesta".

Aunque sus fans de toda la vida -aquellos que alucinaban con la brillantez de sus imprescindibles Nashville y 1972- pueden respirar tranquilos. En el nuevo disco, Josh mantiene esa esencia melódica y cálida de sus comienzos. Pero es lógico que un músico evolucione. "En 2007 estaba aburrido de que mis canciones tuvieran las mismas estructuras. Empezamos a jugar con la música brasileña y las canciones surgieron solas, sin presiones. Tanto en inglés como en castellano. Y aunque el disco está grabado en Nashville, siempre tengo el sol y el Mediterráneo en mi mente". Por eso El turista suena a verano.

¿Es Rouse uno de esos extranjeros con inusitada habilidad de explicar a España? ¿Un Gerald Brenan del rock? "España es bastante parecida a Nebraska. No hay prisas. Me gusta el ritmo de vida. La gente del Mediterráneo es más animada. Los estadounidenses son más reservados. Al principio creía que la gente estaba discutiendo, cuando en realidad estaban hablando del tiempo. '¿Por qué se enfadan?', pensaba. También me encanta la, a veces, caótica organización de España. Menos cuando tengo que hacer gestiones con el banco o hacer obras en casa". Veremos qué opina de la organización de la gira que arranca la semana que viene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de febrero de 2010