Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una exposición pide rastrear un cuadro de Costus

El museo de obras maestras robadas tiene en su poder decenas de pinturas de Picasso, Renoir, Van Gogh o Rembrandt. La pinacoteca soñada del cleptómano tiene en Cádiz otra pieza. En realidad, está en el limbo. No se sabe si fue robada, destruida o perdida. La cuestión es que nadie sabe dónde está. Hace tres años que está en paradero desconocido Los mojosos, creado por el dúo de artistas gaditanos Costus, emblemas de la movida madrileña. Una exposición que abrirá mañana en la Asociación de la Prensa de Cádiz servirá de protesta a este tiempo de desidia en el que el Ayuntamiento gaditano, propietario de la obra, ha guardado silencio sobre las condiciones en que se perdió la obra y ha evitado buscar algún responsable.

Costus, Juan Carrero y Enrique Naya, se habían conocido en la Escuela de Artes Aplicadas de Cádiz y fijaron su residencia en El Puerto de Santa María. El Ayuntamiento gaditano les encargó en 1986 una colección de cuadros relacionados con el Carnaval. Retrataron agrupaciones que existieron en la realidad como Viaje al centro de la mierda o Los mojosos. Esta última representaba las estatuas más conocidas de la ciudad, acompañadas de sus correspondientes excrementos de aves, de ahí el nombre de la chirigota. Esas obras habían decorado la Fundación Gaditana del Carnaval pero fueron depositadas después en el Archivo Histórico Municipal. Ahí fue donde el periodista Javier Osuna, promotor de esta exposición y del rastreo de Los mojosos, descubrió la desaparición.

"Fue de casualidad. Soy un asiduo visitante del archivo municipal y entonces un técnico me pidió ayuda porque acababan de llegarle los cuadros venidos de la Fundación Gaditana del Carnaval. Había un alberti, un hernán cortés, y también estaban los cuadros de Costus. Me di cuenta en seguida de que faltaba uno, Los mojosos, e informé a los responsables del archivo y de Cultura", recuerda.

Tres años después, su denuncia pública ha caído en saco roto. El Ayuntamiento anunció entonces la apertura de expediente informativo para localizar el cuadro y conocer los motivos de la desaparición. También ha llegado a explicar que abrió una comisión de investigación. "Es lo que nos han dicho pero nunca nos han contado quiénes la formaban y cuál ha sido su trabajo", lamenta Osuna. El Ayuntamiento siempre ha dicho que se sigue trabajando en ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 2010