Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Arco encuentra compradores

Las tres galerías vascas que han participado en la feria realizan un balance positivo - Las ventas han crecido con respecto a 2009

Arco 2010 cierra hoy sus puertas después de cinco días de actividad que comenzaron con las expectativas de negocio más bajas de su historia y acaban un poco mejor de lo esperado para las tres galerías del País Vasco - Trayecto, de Vitoria, y Carreras Múgica y Vanguardia, de Bilbao- que acudieron a la feria madrileña desafiando la recesión. "Teníamos miedo, pero nos ha sorprendido positivamente la actividad de los dos primeros días", reconocía ayer a EL PAÍS, a 24 horas de empezar el desmontaje de la exposición, el director de Trayecto, Fernando Illana. "Los días de la visita profesional se ha incrementado la presencia de extranjeros, en especial procedentes de países francófonos", añade.

La Fundación Masaveu ha comprado obras en Trayecto y en Vanguardia

La Bienal de Liverpool invita a Pérez Agirregoikoa tras ver su obra en la feria

Fue el primer día cuando Illana consiguió vender La mirada blanca, de Ángel Marcos, a la Fundación Masaveu, de Oviedo. Se trata de una instalación de una fotografía realizada en China, rodeada por 25 cajas de luz. Y le dio buena suerte, porque Trayecto no tuvo que esperar mucho más para vender otras obras de Juan Luis Moraza, Guillem Bayo y Fernando Sinaga. Y le queda por decidir qué pieza de Moraza, cerrado ya el trato, se sumará a los fondos de otra institución. Al cierre de Arco 2010, la tendencia en las ventas de Trayecto va en la línea de superar las del año pasado, el primero en que sufrió el impacto directo de la crisis.

También la facturación de Vanguardia crecerá con respecto a 2009. "Se ha vendido menos, pero las piezas han sido más caras", explicó su directora, Petra Pérez. El dinero de la Fundación Masaveu también llegó a Vanguardia. Compró La gran muralla, de Joan Fontcuberta, una pieza de su serie Googlerama, formada por un mosaico de imágenes obtenidas a través de búsquedas en Internet.

Cajamadrid adquirió en Vanguardia una obra de Carlos Pazos y varias de Rut Olabarri y Alfonso Zubiaga.

Como sus colegas, Ignacio Múgica, de la galería Carreras Múgica, reconoce estar "razonablemente contento" con el balance de la feria. "Cada cosita ha sido una alegría", apunta. Por ejemplo, ha colocado una escultura y un collage de Pello Irazu, que fueron adquiridos por coleccionistas procedentes de Austria y Bélgica, respectivamente, y una pieza de Richard Serra y una gravitación de Eduardo Chillida, que también acabaron en manos privadas.

Después del bajonazo de 2009, mantenerse en el mismo nivel constituye un éxito y, a falta de compradores, los galeristas valoran los contactos que abren potenciales negocios a medio plazo. "La sensación que tenemos es que ha habido movimientos que se cerrarán en el futuro", señala Múgica.

Y no todo es vender: la Bienal de Liverpool ha invitado a Juan Pérez Agirregoikoa, el artista que Carreras Múgica presentó en los espacios que ocupan autores en solitario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de febrero de 2010