Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO BASAGOITI | Presidente del PP vasco

"No estamos sometidos al PSE en 2011"

El lehendakari, Patxi López, se reúne públicamente el próximo miércoles por cuarta vez con su socio preferente. El líder popular revisará con su interlocutor la situación de su pacto. Mientras, pone ya la vista en los comicios de 2011

Es su primera legislatura en el Parlamento, pero Antonio Basagoiti semeja ya un clásico de la Cámara moviéndose por ella.

Pregunta. Usted pidiendo durante meses acuerdos de Estado entre Zapatero y el PP y llega Rajoy y llama al PSOE a rebelarse.

Respuesta. Es bueno que haya grandes acuerdos. El problema es que hay que cambiar para que se den. Padecemos las consecuencias de cinco años de política de Zapatero demonizando al PP. España necesita de esos acuerdos, para lo que tiene que haber un cambio de mentalidad en la clase política, básicamente en el PSOE.

P. ¿Sigue defendiendo un gran pacto anticrisis entre ambos?

R. Defiendo llegar a acuerdos en temas como la inmigración, la educación, la crisis, pero eso requiere un cambio previo: hay que recomponer el jarrón de convivencia que se ha hecho añicos por colocar en la ultraderecha al PP.

"No me cabe en la cabeza ganar en Álava y que no nos den la Diputación"

"Hay que tener ya fórmulas para que la izquierda 'abertzale' no llegue a las urnas"

"España necesita de acuerdos entre Rajoy y Zapatero, pero el PSOE debe cambiar"

"Le voy a plantear a López que sea más valiente en algunas medidas económicas"

P. Rajoy es el único que se desmarca de un acuerdo al que todos los partidos parecen dispuestos.

R. Rajoy es un hombre de acuerdo. Él fue el primer impulsor del pacto con el PSE en Euskadi. El PP quiere acuerdos con Rajoy a la cabeza, pero mi sensación es que el único objetivo del zapaterismo, que no el socialismo, es el aislamiento total del PP. Tiene que haber un cambio en la manera en que Zapatero entiende el país o unas elecciones.

P. El PNV se postula de nuevo para ese pacto anticrisis con Zapatero. ¿Le silban los oídos?

R. Ésa es la mejor demostración de que Zapatero no tiene un proyecto claro de convivencia. El PNV nunca ha arrimado el hombro para que España vaya bien.

P. ¿Qué le planteará el miércoles al lehendakari?

R. Que hay que ser más valiente en algunas medidas económicas, que mantengamos el discurso de la normalidad del país y analizaremos cómo están saliendo algunas de las políticas acordadas en el pacto. Quiero evaluar lo que ha pasado estos meses e incidir en lo que se puede mejorar.

P. ¿Qué se puede mejorar?

R. Sin ninguna duda, la política económica, la gestión diaria, que debe ser más rápida en algunos aspectos, y no enredarse en las polémicas que busca el PNV, no entrar al trapo de las provocaciones de José Luis Bilbao.

P. Las prematrículas han marcado los primeras roces serios con el Gobierno desde el pacto.

R. No somos el mismo partido. Tenemos un acuerdo que habla de libertad lingüística y luego distintas maneras de interpretarlo.

P. Insisto. Ha marcado su primer enfrentamiento serio.

R. No va a afectar al acuerdo. Una cosa es que tengamos diferencias y otra que sean insalvables. Hay cosas que se pueden hacer para proteger la libertad lingüística sin agredir ninguna lengua. Y no se ha hecho ningún esfuerzo porque los padres tengan libertad para decidir.

P. En los últimos meses ha planteado varios pactos a tres bandas que se han quedado en nada.

R. Sí, pero seguiré defendiendo que Euskadi precisa pactos, que es lo que quieren los ciudadanos. Quizá a la primera o la segunda no me harán caso, pero a la quinta sí. ¿Por qué no vamos a pactar con el PNV políticas económicas o de infraestructuras? Es muy bueno que el PNV tenga un entendimiento con este Gobierno o un diálogo fluido con el PP. Eso prestigia el cambio, no lo debilita.

P. ¿Verá pronto a Urkullu?

R. Le llamaré en unos días.

P. ¿Que le planteará?

R. Que ponga el interés del País Vasco por encima de su temor a no tener el poder y le plantearé acuerdos leales con mi pacto con el PSE a los que se pueda sumar. Y quiero dilucidar con Urkullu y López cosas como el Guggenheim, para no estar tirándonos siempre los tratos a la cabeza.

P. Sus compañeros de Castilla y Léon y la Rioja le han vuelto a desairar con el Concierto.

R. Sí, y he ido allí a contarles a la cara lo que pienso de ellos. Al final, estamos pagando facturas que no son nuestras. Espero que cuando esta mayoría lleve más tiempo al frente del Parlamento vasco las cosas vuelvan a su sitio.

P. ¿Intentará impedir que vayan al Constitucional?

R. No puedo impedir que Castilla y León y La Rioja defiendan sus intereses; lo que puedo impedir es que mi partido haga más. No nos hacen un favor, pero hay que asumirlo y seguir peleando.

P. ¿El pacto de gobierno con el PSE se debería extender globalmente tras los comicios de 2011?

R. No tiene por qué. Habrá que verlo en cada sitio. Que hablen los ciudadanos y luego ya veremos cómo hacemos los acuerdos.

P. No le veo pactando con el PNV; menos con otros abertzales.

R. Una cosa es que tengamos un acuerdo por el cambio con el PSE y otra que estemos sometidos a él. No estamos sometidos al PSE. Somos libres de tomar nuestras decisiones.

P. Usted ha defendido que sería bueno para asentar el cambio extender el acuerdo de forma general tras los comicios de 2011.

R. Quizá me expresé mal. Este cambio necesita más de cuatro años a nivel autonómico para asentar la convivencia. A nivel municipal hay que verlo punto por punto y no vamos a pactar nada antes de las elecciones ni a anunciar nada ni a atarnos las manos. Hay que ver los votos ciudadanos y lo mejor para cada lugar.

P. ¿Respetaría un pacto para que gobierne la lista más votada?

R. Podríamos estudiarlo.

P. ¿Puede ser más preciso?

R. Podríamos estudiar ofertas en esa dirección, pero depende del lugar. No estamos en eso aún.

P. ¿Y si el PSE saca un voto más en Álava?

R. Habrá que ver si lo saca. Las encuestas dan que gana el PP.

P. Supongamos que lo saca.

R. No lo va a sacar.

R. ¿Pedirá al PSE un compromiso de apoyarles en Álava si el PP gana las elecciones?

R. No es que vaya a pedir, es que no me cabe otra cosa en la cabeza. No asumo bajo ningún concepto que si tenemos un voto más no nos den la Diputación.

P. EA parece dispuesta a acoger en sus listas a la izquierda abertzale ilegalizada.

R. Sería muy importante para el fin del terrorismo que esta gente no llegue a las urnas, que no se parapeten en las instituciones para legitimar la violencia. Rajoy y Zapatero, Rubalcaba y Trillo, deberían tener ya fórmulas preparadas para evitar que algo así se pueda producir y si se llegan a colar, poder sacarlos.

P. ¿Fórmulas de qué tipo?

R. Reformas legales para que, por ejemplo, si una persona que no condena el terrorismo accede a un cargo público pueda perder su condición de concejal.

P. No puede impedir que un partido democrático como EA lleve en sus listas a personas sin un veto legal para ser candidato.

R. Por supuesto, pero si esa persona a la hora de la verdad trabaja a favor del terrorismo y no condena a ETA e incumple la ley de Partidos debería irse a la calle. Planteo las reformas necesarias para que si alguno entra con el paraguas de EA sea mandado a la calle.

P. El 1 de marzo se cumple un año de las autonómicas. ¿Qué falta para completar el ciclo del cambio que allí comenzó?

R. Trasladar a la sociedad todas las virtudes del cambio más allá de la gestión y consolidar políticas que van en la mejor dirección, como la antiterrorista, para que no se debiliten nunca.

P. ¿Ha hablado con el obispo Munilla?

R. No.

P. ¿Las relaciones del PP con la Iglesia vasca van a mejorar?

R. Espero que sean mejores. Espero encontrarme con personas ocupadas de la fe y los valores éticos y no con lo que me encontraba antes, esos obispos que siempre han antepuesto la ideología nacionalista frente a su labor pastoral.

Antonio Basagoiti

Bilbaíno indiscutible, aunque nació en Madrid en 1969, Antonio Basagoiti cumplirá en julio próximo dos años al frente del PP vasco, tras la traumática salida de María San Gil. Sus resultados en las autonómicas del 1-M y el pacto con los socialistas le han asentado sin discusión en su puesto. Ahora, con las tres direcciones provinciales renovadas, su objetivo es ampliar el partido y ganar poder en las elecciones de 2011. El miércoles vuelve a reunirse con el lehendakari.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de febrero de 2010

Más información