Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La rentable administración de los bienes de Roca

Los encargados de gestionar el patrimonio se atacan en los juzgados

En el caso Malaya sobre corrupción en Marbella hay una legión de nombres perfectamente desconocidos para el público. Pese a su anonimato, algunos desempeñan un papel vital en la causa. Es el caso de José Luis Gallardo, María Teresa Navarro y Juan Macías. Estos tres economistas se han encargado de administrar, por orden del juez, las principales sociedades del entramado empresarial tejido por el ex asesor urbanístico Juan Antonio Roca para ocultar su patrimonio, valorado en decenas de millones de euros.

La gestión de estas 15 mercantiles, una actividad muy lucrativa para quien la ejerce, ha generado fuertes tensiones entre los representantes legales de Roca y los dos primeros administradores. A Gallardo, nombrado por el juez Torres, los abogados de Roca le acusaron de "administración desleal y fraudulenta". Según ellos, el administrador, designado en mayo de 2006 y que dimitió en febrero de 2008, dejó de pagar 7,7 millones de euros de impuestos de las sociedades que gestionaba, lo que supuso unos recargos de Hacienda de 521.700 euros.

Una administradora ha sido denunciada por desviar a su cuenta 158.000 euros

Gallardo se queja de la "actitud beligerante" del ex asesor hacia él

El primer gestor reclama el pago de 508.000 euros por 22 meses de trabajo

La hija de Roca ha sido nombrada interventora de varias sociedades

Más grave es el caso de María Teresa Navarro. Esta economista sevillana, nombrada por el segundo instructor del caso Malaya, Óscar Pérez, y que cesó en junio de 2009, ha sido denunciada por haber desviado supuestamente a sus cuentas particulares 158.000 euros de a varias sociedades de Roca. Según la denuncia que interpuso el actual administrador de las mercantiles, Juan Macías, los movimientos de dinero no están debidamente justificados. Este caso, sobre el que se han abierto diligencias judiciales, deberá ser investigado por un juez de Marbella.

José Luis Gallardo se siente perseguido por el entorno de Roca, que en numerosas ocasiones se ha quejado de su administración. El primer gestor judicial de las 15 sociedades de Roca pasó al juzgado, tras 22 meses de trabajo, unos honorarios de 848.270 euros, de los que sólo ha cobrado 374.710, ya que el juez Óscar Pérez, en una resolución de noviembre de 2009, rebajó en un 50% las pretensiones de cobro. En tres de las 15 sociedades Gallardo había fijado sus honorarios mediante un protocolo de gestión con los anteriores administradores, y aprobado por el anterior juez del caso Malaya, Miguel Ángel Torres. En las 12 empresas restantes, Gallardo aplicó la tarifa del Colegio de Economistas para el año 2004, según se recoge en el recurso por el que el ex administrador reclama el pago de los 508.018 euros.

En su escrito, registrado el pasado 25 de enero, Gallardo, afirma que en la nueva administración de Juan Macías "se permite que Roca nombre a los interventores de su confianza, cuya intención es intervenir en la actuación de la Administración Judicial". Entre los interventores nombrados en la última etapa figuran la propia hija de Roca, licenciada en Derecho, que, además, cobra por esta labor. Con el juez Torres, los interventores, al no tener capacidad decisoria, no cobraban por su labor fiscalizadora. Según Gallardo "esto provoca un choque frontal" y una "actitud beligerante" hacia él de quienes "representan al señor Roca". Según su versión, Gallardo presentó la dimisión cuando el nuevo juez, Óscar Pérez, accedió, "en un ánimo de conciliación", a que los interventores tuvieran capacidad de decisión y cobraran un 30% de los honorarios fijados para el administrador judicial.

En su escrito, Gallardo resume los que considera principales logros de su gestión. En el caso de la Inmobiliaria Masdevallía, que promovía 104 viviendas en Los Alcázares (Murcia), Gallardo se jacta de negociar un acuerdo "muy difícil" con la empresa que construía los pisos y con Caja Castilla-La Mancha para terminar las obras y lograr la licencia de primera ocupación. También afirma que logró que la Agencia Tributaria devolviera a la sociedad 10 millones de euros de IVA.

En las ganaderías Marqués de Velilla y Perinal, de 100 caballos de pura raza y 800 toros de lidia respectivamente, Gallardo reanudó la actividad cuando los caballos se encontraban en muy mal estado. En el caso de los toros, dedicó parte de la actividad a criar animales para carne, lo que "permitía obtener mayores rendimientos a más corto plazo". También mantuvo una finca de 400 hectáreas en Cádiz dedicada a la cría de 200 ciervos, y tres fincas de regadío en Murcia con 35.000 árboles cítricos.

En el ámbito inmobiliario, Gallardo vendió el palacio del Conde de Tepa, un hotel en obras en Madrid, "tras unas tensas y complicadas negociaciones"; puso en alquiler un edificio de tres plantas en Cartagena y diversas propiedades inmobiliarias de Roca en Málaga, Cádiz, Sevilla y Baleares.

Gallardo también justifica los retrasos con el fisco. "Las cuestiones fiscales nunca fueron consideradas como objetivo prioritario. El primer objetivo era tener la información precisa sobre los bienes de las empresas para poder gestionarlos (...). Con el pago apresurado del IVA, lo único que se conseguía era detraer fondos muy necesarios en otras partes".

Un patrimonio complicado de calcular

- El ex asesor urbanístico de Marbella Juan Antonio Roca, supuesto cerebro del caso Malaya, amasó un patrimonio -sobre todo inmobiliario- para el que todavía no hay tasación.

- El primer juez instructor de la causa, Miguel Ángel Torres, que dejó el caso en julio de 2007, estima en su auto de procesamiento que el patrimonio de Roca asciende "a decenas de millones de euros". Fuentes cercanas al caso apuntan que las 15 sociedades principales del ex asesor urbanístico están valoradas

"en torno a 50 millones de euros, una vez descontadas hipotecas, deudas e impuestos". Fuentes próximas a Roca rebajan esta cantidad a "unos 23 millones".

- El auto de procesamiento detalla que Roca poseía en distintos puntos de España cinco edificios y palacetes completos, 11 casas o chalés, 17 pisos o apartamentos, siete locales comerciales, nueve plazas de aparcamiento, 57 fincas -tanto agrícolas y ganaderas como parcelas urbanizables-, tres urbanizaciones completas con 194 viviendas, un atraque (con su yate), un helipuerto (con su helicóptero) y un hotel.

- Además del patrimonio inmobiliario, Roca invirtió en negocios de ganadería y agricultura, como caballos de pura raza española y toros bravos. También acumuló obras de arte. En el inicio de la operación Malaya la Policía se incautó de 415 piezas, que fueron tasadas inicialmente en 3,7 millones de euros. En noviembre de 2008, otras 1.217 obras, algunas atribuidas a Sorolla, Tàpies, Dalí o Miró, fueron halladas en una nave del promotor cordobés Rafael Sánchez y en una casa del empresario granadino Carlos Sánchez. La tasación de estas obras todavía está pendiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de febrero de 2010

Más información