Reportaje:

Canciones para ser un buen cristiano

El periódico de la Santa Sede elabora su 'top ten' del rock

Con el objetivo de servir como antídoto a la "perniciosa" avalancha de canciones festivaleras, L'Osservatore Romano, periódico de la Santa Sede, ha publicado un "pequeño prontuario de resistencia musical", un listado de 10 discos que han conseguido el visto bueno de la curia. Son canciones para ser un buen cristiano.

Se sabe que Benedicto XVI aprecia la música, pero la clásica. Según sus allegados, el Papa suele escuchar todos los días a Bach, Mozart y Beethoven. Ésta no es la primera vez que el Vaticano saca a la luz sus gustos musicales. En 2008, el periódico de la Santa Sede analizó varias estrofas de los discos más famosos de Bob Dylan y Bruce Springsteen, cuyos textos, según L'Osservatore Romano, están inspirados en las sagradas escrituras.

Más información
El Vaticano perdona a los Beatles

El top ten de este año lo inaugura Revolver (1966), de los Beatles, "un disco que supone una clara ruptura con toda la producción anterior y que marca un punto de no retorno en la música ligera contemporánea". En segunda posición aparece If I could only remember my name (1971), de David Crosby, que cuenta con la participación de músicos como Joni Mitchell, Jerry Garcia, Neil Young y Jorma Kaukonen.

Le sigue el mítico The dark side of the moon, de Pink Floyd, que, según los autores del artículo, ha sido despreciado por los más puristas debido a su gran éxito comercial. En cuarto lugar se sitúa Rumours, de Fleetwood Mac, editado en 1977, que funde en una "intrigante mezcla las raíces blues del grupo estadounidense con lo mejor del pop inglés y americano sin olvidar el country".

En mitad de la tabla surge The nightfly de Donald Fagen, un disco que nunca consiguió un auténtico éxito comercial, pero que es "todo un must" para los entendidos. Michael Jackson y su Thriller se aúpan a la sexta posición. Paul Simon con Graceland y Achtung baby, séptimo disco de U2, se colocan inmediatamente después. La banda de Bono consigue la clasificación gracias al tema One, "la mejor de las 12 canciones de altísimo contenido musical y textual".

El noveno puesto es para Oasis y What's the story, morning glory? "una pequeña obra maestra", de 1995. Cierra la clasificación Supernatural de Carlos Santana, el "único superviviente de la generación de Woodstock". Y mención especial para Bob Dylan, al que se le reconoce una "gran vena poética".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS