Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un acto de afirmación

Contador gana en solitario la etapa reina del Algarve para reivindicar a su Astana

Quizás la persona que menos necesitara ganar la etapa reina, la corta y dura subida al Malhão, en Loulé, (2.7 km al 9.25%), o toda la Vuelta al Algarve fuera Alberto Contador, que ya tiene la invernal carrera portuguesa en su palmarés, que ya tiene también dos Tours, un Giro, una Vuelta y más cosas. Pero también, quizás, no la persona sino el organismo a quien mejor le pudiera venir en estos comienzos de año un chute de autoestima fuera a su equipo, el nuevo Astana, construido a última hora con corredores de aquí y allá después de que Lance Armstrong se fuera para crear el RadioShack con lo mejor del Astana 2009. Por eso, el generoso y pesado (2,5 kilos más que su peso en forma) Contador se sacrificó un día más y dedicó la jornada reina a construir equipo. Primero les mandó tirar, controlar la fuga, cerrar las puertas en el pelotón; después, cuando le colocaron a pie de puerto y David de la Fuente le lanzó, asumió su responsabilidad, atacó y no paró hasta conseguir una victoria que justificaba a sus compañeros, reivindicaba su calidad y premiaba su trabajo. "No es una victoria mía, sino de mi equipo, que ha estado increíble", dijo Contador, nuevo líder de la prueba con una ventaja de 15s sobre el portugués Tiago Machado y 28s sobre el norteamericano Levi Leipheimer. El que ambos ciclistas corran precisamente para el RadioShack añade, fortuitamente, amplitud externa al mensaje enviado ayer por Contador en la primera llegada en alto del año.

La ronda se decidirá mañana con una contrarreloj de 17,5 en Portimão. Contador, que cimentó el triunfo de 2009 en la contrarreloj final, es el favorito natural, aunque partirá con el hándicap de que a última hora la UCI ha decidido no homologar la cabra con la que ha practicado las últimas semanas por la forma en que está ensamblado el material. Contador deberá, pues, adaptarse contrarreloj a la Specialized de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 2010