Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal aísla Jerez más de 15 horas

Las lluvias causaron la interrupción del transporte aéreo y terrestre - Varios centenares de personas fueron desalojadas en la ciudad y su comarca

El invierno no da tregua a Jerez. La ciudad permaneció aislada durante más de 15 horas como consecuencia del temporal que azotó la provincia de Cádiz en la noche y madrugada de ayer. La lluvia obligó a cerrar el aeropuerto de pasajeros de La Parra, la línea férrea y la autopista Sevilla-Cádiz (AP-4). El río Guadalete inundó varias barriadas de la zona rural y más de 200 personas fueron desalojadas. La crecida del cauce anegó explotaciones agrarias y ganaderas completas, ante la desesperación de los propietarios. La Junta decretó el nivel de emergencia 2 por una situación "excepcional".

Por primera vez desde su inauguración en 1946, el aeropuerto de Jerez cerró sus puertas. Y los hizo desde las 23.00 del jueves hasta las 14.45 de ayer. El temporal inundó de madrugada el sótano del edificio de la terminal y el fluido eléctrico se cortó.

El Guadalete inundó varias barriadas y hubo más de 200 personas desalojadas

El aeropuerto estuvo cerrado 15 horas y la conexión ferroviaria casi toda la jornada

Sin embargo, el principal problema se detectó en las pistas, repletas de piedras y barro por el paso de riadas. Hasta la tarde, se desviaron la mayoría de los vuelos a Sevilla mientras que el resto se cancelaron. Ya durante la madrugada, los pasajeros y el personal de la instalación fueron evacuados por la zona de embarque.

La línea férrea Sevilla-Cádiz entre Jerez y Lebrija estuvo cortada toda la jornada. A primera hora de la tarde, el agua procedente de las escorrentías seguía pasando a sus anchas sobre la vía. Desde el inicio de la mañana, Renfe habilitó un plan alternativo y transportó en autocares a los afectados.

La AP-4 permaneció cerrada al tráfico cerrada 15 horas entre Las Cabezas de San Juan y Puerto Real. Esta vía no se cortaba por inundaciones desde 1996. Las carreteras, sobre todo secundarias, interrumpidas por el temporal se contaban ayer por decenas hasta el punto que el Ayuntamiento de Jerez decidió suspender el servicio de autobús que la empresa Linesur presta a pedanías y barriadas.

A la zona rural llegó la desesperación. La cota del río Guadalete, desbordado desde la madrugada del martes, rozó los siete metros de altura. El agua abandonó el cauce y aisló barriadas completas. El caudal de agua entró en las casas y los desalojos se multiplicaron en cuestión de horas. Unas 100 personas de 70 viviendas tuvieron que abandonar sus hogares en El Portal, otras 21 familias fueron evacuadas en El Portalillo, la mitad de La Greduela huyó con lo puesto, mientras que en La Ina se inundaban seis inmuebles. Las incidencias en la comarca se aproximaron a las 200. En Arcos fueron evacuadas más de 40 personas; en la AP-4 los bomberos rescataron a cuatro camioneros, y en las pedanías otras ocho personas quedaron atrapadas en vehículos por el desbordamiento de un arroyo.

Muchos agricultores quedaron aislados con sus animales, otros miraban como, en cuestión de minutos, el agua cubría miles de metros de cultivos. "No hemos conocido algo así", resumía el secretario de Asaja, Cristóbal Cantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de febrero de 2010