Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca rechaza un 25% de las peticiones de crédito de las 'pymes'

España es la gran economía de la zona euro con peor acceso a los préstamos

En la ventanilla de la banca francesa, sólo un 7% de las peticiones de crédito de pequeñas y medianas empresas (pymes) no pasa el filtro. En España, las entidades rechazan una de cada cuatro solicitudes. Y menos de la mitad (el 44%) logra todo el dinero que pide, cuando en Francia esa proporción llega al 80%.

Ambos países representan los dos extremos del acceso al crédito en la zona euro, radiografiado por una encuesta del Banco Central Europeo (BCE). El sondeo, para el que se ha consultado a 5.320 pymes entre el 19 de noviembre y el 18 de diciembre de 2009, refleja que las condiciones de financiación en la segunda mitad de 2009 fueron algo menos duras que en el semestre anterior.

El BCE aprecia una ligera mejora de las condiciones financieras

Los encuestados critican las medidas públicas para facilitar el crédito

La mejora es casi imperceptible en el caso de España, donde el rechazo de las peticiones de crédito (un 25% de denegaciones) fue incluso mayor que en el primer semestre (un 20%), a tenor de las respuestas de las 1.004 pymes españolas consultadas.

Además, son las únicas que consideran el acceso a la financiación como el problema más grave (un 34% de respuestas), cuando para el resto de países (hay datos detallados también de Francia, Alemania e Italia) y para el conjunto de la zona euro el mayor obstáculo es la falta de consumidores.

"La valoración de las pymes españolas, muy negativa, está relacionada con su percepción de la situación económica y empresarial, más escéptica, así como con la proporción creciente de firmas que declaran un deterioro de sus recursos propios y de su historial crediticio". El comentario del BCE avala la teoría, repetida hasta la saciedad por la banca española, de que el grifo del crédito sigue cerrado más por problemas de demanda (menos peticiones y menos solventes) que de oferta.

Así, el 64% de las pymes españolas afirma que la facturación ha caído respecto al semestre anterior (menos del 50% en la zona euro) y el 70% responde que sus beneficios han descendido (50% en la zona euro). Un efecto colateral del deterioro de la situación económica es que las pymes españolas no apreciaron, en conjunto, incrementos de los costes salariales, cosa que sí ocurrió en el resto de países.

Pero la encuesta del BCE también incorpora datos que cuestionan la oferta de las entidades españolas. El saldo entre los empresarios que creen que mejoró la disponibilidad del crédito y los que afirman que empeoró es de -48, muy superior al promedio de la zona euro (-32). Y, en opinión de las pymes españolas, las condiciones de la financiación han empeorado de forma notable.

El 60% de las firmas consultadas advierten de que el tipo de interés aplicado en sus operaciones aumentó en el segundo semestre, pese a que el Euríbor (referencia en el mercado hipotecario) bajó en ese periodo y se encuentra en mínimos históricos. Y la mayoría de las pymes asegura que se incrementaron otro tipo de costes añadidos al del crédito, se redujeron los plazos de devolución y las entidades financieras aumentaron las garantías exigidas.

Un 60% de los encuestados cree que la predisposición de la banca a dar préstamos ha empeorado, el doble que en el resto de países. También son críticos con las medidas públicas para facilitar el crédito, que no incluye la financiación del circulante, uno de sus problemas más acuciantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de febrero de 2010