Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Plan E de Zapatero y el AVE sostienen el sector de la construcción

El aumento de la licitación de obra pública en Euskadi durante 2009 pivotó sobre dos grandes ejes: el incremento del ritmo de ejecución del AVE vasco, sobre todo en las vertientes alavesa y vizcaína, y los recursos disponibles del Plan E de Zapatero para los ayuntamientos. El Departamento de Transportes y Obras Públicas considera meritorio que la construcción se haya reactivado en un contexto general muy adverso.

Josean Arratibel, secretario coordinador de Ascongi, la patronal guipuzcoana de la construcción, sentencia que "2009 ha sido un buen año". Las cifras recabadas por la patronal nacional Seopan coinciden con las de esta asociación provincial. Los responsables de Ascovi, su homóloga en Vizcaya, declinaron ofrecer sus impresiones sobre el sector hasta contar con los datos definitivos del ejercicio.

"El Fondo de Inversión Local ha supuesto un balón de oxígeno para las pequeñas y medianas empresas. Durante el primer semestre, el Plan E permitió distribuir muchos recursos entre los ayuntamientos, lo que ha salvado un ejercicio que se esperaba muy incierto", destaca Arratibel. Ahora bien, el futuro resulta aún crítico, puesto que "las grandes infraestructuras, salvo el tren de alta velocidad, están a punto de rematarse. En 2010 esperamos una sequía total".

Gran competencia

Las obras del AVE vasco y los proyectos ferroviarios que gestiona el Ejecutivo autonómico a través de la sociedad Euskal Trenbide Sarea suponen los dos principales motores de cara al futuro. No obstante, las patronales de la construcción consideran que, al tratarse de "obras muy apetitosas", se está extremando la competencia empresarial. "La necesidad de adjudicarse los concursos públicos está provocando bajas importantes sobre los precios de salida, lo que se traduce en un recorte importante de los márgenes de beneficio", indica Arratibel, quien además constata una mayor presencia de grandes empresas nacionales y de la periferia en las licitaciones del País Vasco.

Otro factor que puede incidir negativamente en los encargos de obra pública de ahora en adelante, según el responsable de Ascongi, es la drástica bajada de la recaudación tributaria. Esta merma en los ingresos públicos, añade, impedirá a las diputaciones y los ayuntamientos afrontar grandes proyectos constructivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010