El Ayuntamiento de Vera pagará el alquiler a los dueños de una casa ilegal demolida

El matrimonio de jubilados británicos formado por Leonard y Helen Prior está a punto de echar la persiana del garaje en el que ha malvivido sin luz ni agua desde el 9 de enero de 2008, cuando su vivienda fue derribada por orden judicial.

Tras más de dos años de espera en los que la pareja tuvo que digerir que el Tribunal Constitucional anulara el derribo de su casa cuando de ésta no quedaban ya ni los escombros, el Ayuntamiento de Vera deberá proporcionarles un inmueble de características análogas al que fue demolido.

Así lo ha ordenado el magistrado Tomás Cobo, titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Almería, en un auto en el que plantea como alternativa que el Consistorio abone el alquiler de una vivienda para los Prior hasta que se resuelva el recurso en el que estos reclaman más de 600.000 euros a la Administración local, a la que consideran responsable e la pérdida de su casa, ubicada en suelos no urbanizables del paraje de La Loma.

La admisión de la medida cautelar será recurrida por el Ayuntamiento de Vera. Pese a esta decisión, el alcalde, Félix López (PA), aseguró que "buscará un espacio" para esta familia que, admitió, "vive en condiciones que no son humanas" tras el derribo de su vivienda, que no dudó en tildar de injusto.

"Nunca les daremos la espalda, les ayudaremos en lo que podamos para que, tras meses de ansiedad e incertidumbre, les vuelva la sonrisa a la cara y puedan estar tranquilos hasta que se resuelva su situación", dijo.

Una situación cuando menos paradójica puesto que los Prior, que nada más conocer el auto del juez comenzaron a visitar viviendas en el municipio en el que decidieron retirarse años atrás, se enfrentan al reinicio del proceso judicial que concluyó con el derribo de su casa al ser considerada nula la licencia municipal concedida en junio de 2003. La reactivación de este proceso la ordenó la sala cuarta del Tribunal Constitucional al entender que, durante las actuaciones judiciales que condujeron al derribo de la propiedad de los Prior, se vulneró su tutela judicial efectiva al no haber sido informados de la sentencia que declaró la nulidad de la licencia.

El magistrado ponente Vicente Martín anuló así en abril de 2009 el derribo de la propiedad de este matrimonio, que batalla en los tribunales por ser indemnizado por el Ayuntamiento de Vera por el "funcionamiento anormal de sus servicios, al haber sido otorgada una licencia de obras posteriormente anulada", según argumentan en su demanda estos británicos. Por el momento, los Prior han sido los únicos que han visto sus casas reducidas a escombros en esta zona de Almería en la que las viviendas ilegales superan las 5.000.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS