Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMÓRIAM'

Pilar Juárez Boal, apasionada de la ayuda humanitaria

La "mayor catástrofe que se recuerda", según la ONU, el terremoto que asoló Haití el 12 de enero pasado, sorprendió a Pilar Juárez en la cuarta planta de la sede de la ONU en Puerto Príncipe. Participaba en una reunión en su calidad de número dos de la delegación de la Unión Europea en Haití, trabajando en lo que Pilar mejor sabía hacer: la cooperación y el desarrollo de los más necesitados.

La segoviana Pilar Juárez Boal, nacida en el municipio de La Granja hace 53 años, murió el pasado 12 de enero, casi un año y medio después de ser destinada a Haití como responsable del sector socio económico y de buena gobernanza de la Delegación de la UE en el país más pobre de Latinoamérica. Primero como asistente de un europarlamentario, luego como funcionaria del Parlamento Europeo y desde 2002 como funcionaria de la Comisión Europea, estuvo siempre ligada a la cooperación internacional y el desarrollo. Entre 2004 y 2008 estuvo destinada en Nicaragua como jefa de sección para el desarrollo social y humano. Desde septiembre de 2008 trabajaba en Haití.

El terremoto de Haití le sorprendió trabajando por los más necesitados

Casada y con un hijo, su familia resultó ilesa en el seísmo y fueron evacuados posteriormente a la República Dominicana.

Pilar Juárez era miembro de una conocida familia de La Granja, propietaria de una importante fábrica de harinas de la provincia.

Precisamente en su localidad natal estuvo Pilar hasta el pasado 9 de enero, tras pasar las fechas navideñas con su familia. Allí todos la recuerdan como una "trabajadora incansable que dio su vida por la cooperación". "Sentía verdadera pasión por los asuntos de ayuda humanitaria", aseguran.

Para todos los que trabajamos en las instituciones europeas, Pilar era un ejemplo a seguir y una pionera en la creación y funcionamiento del nuevo Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea. Según su familia más cercana, Pilar hubiera deseado que todos los esfuerzos se concentren en ayudar al pueblo de Haití y que su trabajo y dedicación pueda servir como ayuda a quienes trabajan por un mundo más justo.

Francisco Fonseca es director de la Representación en España de la Comisión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 2010