Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA rechaza el puerto exterior de Pasajes y propone coordinarse con Bilbao y Bayona

Eusko Alkartasuna (EA) expresó ayer su oposición frontal a la construcción del puerto exterior en Pasaia por tratarse de una infraestructura que "no tiene justificación" desde el punto de vista comercial, económico y medioambiental. El coordinador de EA de Guipúzcoa, Iñaki Agirrezabalaga, actual alcalde de Zumaia, explicó que su partido propone abordar la regeneración integral del interior de la bahía pasaitarra manteniendo toda la actividad portuaria en la actual dársena. Como novedad, Agirrezabalaga planteó la necesidad de crear una única autoridad portuaria para los puertos de Bilbao, Pasajes y Bayona.

El dirigente de EA explicó que el proyecto de puerto exterior no se justifica por motivos de tráfico de mercancías, puesto que en 2008 los tres puertos mencionados se encontraban al 50% de su capacidad. Tras recordar que la obra costaría 1.500 millones, a los que habría que sumar la inversión de los accesos, Agirrezabalaga afirmó que la infraestructura es "cara". También puso como argumento en contra la "destrucción" de los espacios protegidos de Jaizkibel y del litoral.

Esta formación considera que la pretensión de la Autoridad Portuaria de Pasajes de ingresar 600 millones con la venta de terrenos portuarios "carece de viabilidad" y es "un lastre inasumible para un modelo de regeneración como demanda la ciudadanía", dijo Agirrezabalaga.

Por todas estas razones, EA apostó por crear un "puerto mixto" dentro de la bahía manteniendo los usos comerciales y la cesión de espacios para uso urbano: "La situación actual del puerto como almacén de chatarra debe corregirse", manifestó Irantzu Obieta, secretaria de Medio Ambiente de la Ejecutiva de este partido.

Por otro lado, el colectivo ecologista Jaizkibel Bizirik ha organizado una exposición que recorre los cuatro distritos de Pasaia, en la que muestra las diez razones para oponerse al puerto exterior. La muestra de vídeos y paneles explicativos, que se abrirá el próximo lunes, pone de manifiesto, según Jaizkibel Bizirik, que el proyecto provoca "graves daños en el medioambiente, tiene un coste elevado y existen alternativas mejores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010