Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una joya histórica llega a la Red

El fondo de Otte ofrece valiosos documentos de la Andalucía de los siglos XV y XVI

El investigador y americanista Enrique Otte (Madrid, 1923-Berlín, 2006) es un personaje irrepetible de la Sevilla del siglo XX. Su legado documental es un tesoro lleno de información para los historiadores, que puede ser consultado desde ahora en Internet. Otte comenzó sus estudios de Derecho en la Universidad de Sevilla y se doctoró en la Complutense de Madrid con una tesis dirigida por Ramón Carande, profesor y maestro que le encaminó hacia la investigación en los archivos sevillanos.

Otte conoció también a algunas figuras intelectuales del siglo XX en el hotel que su familia poseía en Sevilla. Allí mantuvo contacto con algunos viajeros ilustres, deseosos de conocer Sevilla y pernoctar en un hotel lleno de comodidades no demasiado comunes en la España de los años cuarenta y cincuenta. Entre aquellos visitantes estaban novelistas como Marguerite Yourcenar o Henry Miller e historiadores como Hugh Trevor-Roper.

El legado muestra la historia del comercio con Europa y las Indias

La herencia que dejó Otte es fundamental para el estudio de los siglos XV y XVI. Sus fondos documentales incluyen más de 1.500 libros y revistas, correspondencia, manuscritos y un centenar de cajas con anotaciones y transcripciones procedentes del Archivo General de Indias, el Archivo de Protocolos de Sevilla y el Archivo de la Real Chancillería de Granada, entre otros. La Fundación Centro de Estudios Andaluces secundó el deseo de Otte y se hizo depositaria en 2006 de su archivo y biblioteca personales.

Hubo un primer inventario general del legado, recogido en Sevilla, siglo XVI: materiales para su historia económica en 2008. La Fundación Centro de Estudios Andaluces acaba de publicar un nuevo inventario detallado del fondo documental, elaborado por el investigador Jaime J. Lacueva Muñoz. Se puede consultar en la Red en www.centrodeestudiosandaluces.es.

Esta nueva publicación complementa y amplía el primer inventario. Y enriquece la descripción de las dos secciones que integran el archivo (documentos privados y profesionales). Una parte esencial del legado presenta anotaciones, resúmenes y transcripciones en las que Otte recogía la información contenida en los documentos originales conservados en los archivos históricos.

"Puede afirmarse que el principal interés del fondo documental, desde el punto de vista de su utilidad como herramienta de trabajo para los investigadores, se concentra en estos materiales", afirma Lacueva, que es doctor en Historia por la Universidad de Sevilla.

Lacueva señala que lo más valioso de este fondo es "una serie de transcripciones de documentos notariales de finales del siglo XV y del siglo XVI". "Esas transcripciones proceden de documentos que se conservan en el Archivo de Protocolos de Sevilla, que actualmente está integrado en el Archivo Histórico Provincial. Estas transcripciones hacen referencia a negocios particulares de pequeños y grandes mercaderes", agrega el historiador.

"Estos mercaderes se dedicaban, sobre todo, al comercio exterior del puerto de Sevilla con otros puertos europeos y con las Indias. El fondo documental de Otte contiene los datos esenciales de miles de contratos de estos comerciantes. En esos contratos se refleja la exportación de productos de Andalucía como vino, aceite y cereales, así como la reexportación de tejidos. También se refleja la formación de compañías de comercio para el tráfico de la Carrera de Indias", señala Lacueva.

"Se trata de temas que, por lo general, no quedan reflejados en la documentación administrativa que se conserva en archivos históricos. Por ello el archivo de Otte tiene un valor enorme para los investigadores dedicados a la historia económica, la historia social y la historia de América. El fondo documental de Otte tiene una riqueza potencial enorme como fuente de investigación", comenta Lacueva. Esta formidable colección de extractos de los protocolos sevillanos sólo es comparable con la publicada por el Instituto Hispano-Cubano.

Como homenaje a su memoria, el Fondo Documental Enrique Otte está depositado en una sala que lleva su nombre en la sede del Centro de Estudios Andaluces (calle Bailén, 50), en Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010