Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto sobre el idioma escolar

Feijóo: "Galicia es bilingüe y libre, antes y después de la protesta"

Con Cristina López Schlichting en la Cope, adonde acudía en campaña para denunciar la "falta de libertad" en los colegios del bipartito, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aclaró esta semana que la manifestación contra su decreto no la convocaron los nacionalistas, como pretendía la locutora, sino "padres, profesores, el PSOE, el BNG y todas las demás instituciones que tienen una opinión sesgada de lo que se está planteando". Eso fue el martes, cuando la emisora que jaleó su campaña "por la libertad en las aulas" le culpaba también a él de "cercenar" ahora "la elección de los padres".

Ayer, al mismo tiempo que echaba a andar la multitudinaria protesta, Feijóo tiró de un argumentario distinto: repitió tres veces que es una marcha "convocada por nacionalistas" a la que el PSOE se sumó "porque no tiene criterio". Insistió en que respeta "cualquier manifestación democrática", pero dio más importancia a la "mayoría silenciosa" que le aupó a la Xunta. Tantó el presidente como el PP plantean ahora las autonómicas como un referéndum sobre la política lingüística del bipartito. Obvian que si se toma como una consulta, PSOE y Bloque sumaron 6.000 votos más que los populares en los comicios de marzo. "Galicia es libre y bilingüe antes y después de la protesta", proclamó Feijóo, si bien el presidente abrió la puerta a aceptar algunas propuestas de las instituciones que han sido consultadas, la Real Academia Galega -que ya manifestó su rechazo frontal a las bases del futuro decreto- y el Consello da Cultura galega.

"Contra la inmersión"

Feijóo evitó detallar qué sugerencias está dispuesto a asumir pero insistió en que la propuesta de Educación ya establece un reparto al 50% en cada idioma de las asignaturas durante la enseñanza obligatoria. Recordó que "la opinión de los profesores va a ser tenida en cuenta en los claustros escolares" y dejó entrever que podría haber algún cambio en la consulta a los padres para que elijan qué asignatura -Matemáticas o Conocimiento del Medio- se imparte en castellano. "No quiero inmersión en ninguno de los dos idiomas", remachó, orgulloso de seguir "el camino del centro".

El presidente, que últimamente se jacta de que "los extremos" le critican, evitó aclarar si considera a Galicia Bilingüe uno de esos extremos, ni por qué envío a la plana mayor de su partido a sus protestas. Una fervientes defensora de la plataforma, Corina Porro, rompió ayer su silencio en este debate para advertir de que el futuro decreto "debe ajustarse a la palabra dada en la campaña electoral".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 2010