Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:17ª Jornada de Liga

El bachiller Sergio Canales

La nueva figura del Racing se gradúa en Sevilla, ajena a los conflictos contractuales

Los buenos futbolistas tienen siempre algo en común: son transparentes y se les adivinan las cualidades desde muy niños. Otros aprenden, ellos mejoran. A Sergio Canales (Santander, 16-2-1991) media España le vio triunfar el sábado con el Racing en Sevilla después de atisbarle su potencial contra el Espanyol (dos goles y una asistencia) o en Turquía (campeón de Europa sub 17). Pero antes ya había paseado su porte de estrella incluso en el colegio de los Agustinos donde Manolo Ruiz Cueli, ahora en el staff del primer equipo, le dio clases de educación física. "A raíz de verle en algunos partidos, me llamaron del Racing para pedirme su número de teléfono", para iniciar una carrera que ahora ha alcanzado su primera graduación. "Tiene una zurda increíble y se distingue sobre todo por su visión de juego. Que nadie me entienda mal, pero tiene algunas cosas de Xavi o Iniesta, esa capacidad para dar un taconazo que habilite a un compañero que está a sus espaldas al que parecía imposible ver", dice Ruiz Cueli.

"Tiene una zurda increíble y se distingue por su visión de juego" El Deportivo adquirió el 50% de sus derechos en el traspaso de Munitis

Muchos habían adivinado ese potencial futbolístico que ahora ha explosionado. Pero entre esos muchos hubo un invitado distante, lejano, que ya en 2005 puso sus ojos en él. Augusto César Lendoiro, presidente del Deportivo, lo incluyó en el trueque que devolvió a Munitis al Racing y se llevó a La Coruña al portero Aouate. En ese juego, Lendoiro adquirió el 50% de los derechos del jovencísimo futbolista (entonces tenía 14 años) frente a un hipotético traspaso. A esa extraña situación se añadió otra no menos singular: el contrato que une al futbolista con la entidad cántabra expira al concluir su edad juvenil, es decir, el 30 de junio de este año. A priori, parecería que el Deportivo iba más lejos que el Racing en las expectativas sobre él.

Ajeno a los acontecimientos (que gestiona su padre como agente) "el chico está centrado en el fútbol con una normalidad absoluta", apunta Ruiz Cueli. "Siempre ha sido un chico tranquilo, muy ajeno a los cantos de sirena; sus amigos son del colegio, su novia, del colegio, le gusta la play station. Estudia 2º de bachiller, ahora a distancia, por el fútbol. Pero ahí sigue". O no tanto, visto el incendio que se ha creado a su alrededor. Las comparaciones también le acechan: que si Guti, que si Guerrero (a quien dice no haber visto jugar para evitarse desagradables conflictos de vecindad), presunto aluvión de propuestas de otros clubes. Demasiado para un chico que acaba de empezar. "De hecho, tras su gran actuación ante el Espanyol le marearon con entrevistas y halagos y acabó lesionado", recuerdan en el club.

Canales y Edu Bedia representaban la esperanza cántabra que hilvanase con las grandes glorias internacionales de la tierruca, Gento, Pachín, Marquitos, Santillana... Bedia se rompió y le ha costado volver a ser lo que era. Canales está en el camino. Pero Cantabria ha lamentado siempre que sus internacionales hayan vestido muy poco o nada la camiseta racinguista. Iván Helguera, De la Peña y Vicente Engonga, por ejemplo, jamás jugaron en el Racing. Canales sí se ha estrenado, pero la posibilidad de que también sea una estrella fugaz vuelve a colocar a la afición entre la esperanza y la depresión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 2010