Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasa de paro de la zona euro alcanza el 10%

En plena puesta de largo de la presidencia española de la Unión Europea, la oficina de estadísticas Eurostat se encargó ayer de recordar una vez más los datos económicos negativos de España que contrastan con los de sus socios europeos. En primer lugar, como ya se había adelantado, las cifras publicadas ayer confirman que España fue uno de los pocos países europeos que seguían en recesión en el tercer trimestre del año. En segundo lugar, Eurostat certifica que la tasa de paro española duplica a la europea, a pesar de que ésta sigue creciendo y en la zona euro alcanzó en noviembre pasado el 10% por primera vez desde que existe la moneda única.

Con datos homogéneos desestacionalizados, España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de paro (un 19,4%), sólo por detrás del 22,3% de Letonia. Las cosas aún son peores en lo referido al paro juvenil, pues la tasa de desempleo española de los menores de 25 años es la más alta de toda la UE, con un 43,8%, según los datos difundidos ayer por Eurostat.

En los 27 países de la Unión Europea, la tasa de paro ascendió en noviembre al 9,5%, la más alta desde que arranca la serie histórica, en enero de 2000. Eso se traduce en 22,9 millones de parados, casi cinco millones más que un año antes. España acapara casi el 18% del total de parados y más de un tercio de los que han caído en el desempleo en el último año.

Con todo, proporcionalmente es en los tres países bálticos donde el paro ha crecido más en los últimos 12 meses. Alemania, en cambio, es la que mejor ha podido contener la sangría de empleos, y su tasa de paro sólo ha pasado del 7,1% al 7,6%. Del total de parados, 15,7 millones están en los 16 países de la zona euro, en los que la tasa del 10% (la misma que en EE UU) es la más alta desde agosto de 1998.

España se queda atrás

Eurostat publicó también ayer su tercera estimación de los datos de producto interior bruto (PIB) del tercer trimestre. Las cifras certifican que España y el Reino Unido son los dos únicos grandes países europeos que siguen en recesión. Dentro de la zona euro, sólo Grecia y Chipre, junto con España, vieron retroceder su economía en el tercer trimestre, en el que incluso Irlanda volvió a crecer.

En tasa interanual, sin embargo, la caída de la economía española era aún algo inferior a la media europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010