Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preocupación por un Mundial seguro

Ciudad del Cabo

La noticia del ataque a la selección nacional de Togo por parte de separatistas de la región de Cabinda no es ni mucho menos reconfortante para los organizadores del Mundial, que se disputará entre el 11 de junio y el 11 de julio en Suráfrica.

Éstos, en los últimos meses, han tratado de despejar todos los miedos acerca de los elevados niveles de criminalidad en el país, de la precariedad de la red de transporte y la falta de hoteles en los que acomodar a los más de medio millón de aficionados que se desplazarán a Suráfrica.

No han cesado de repetirlo. Así, en un mensaje de bienvenida del año, el presidente del Comité Organizador Local (LOC, en inglés), Danny Jordaan, afirmaba: "El gobierno nos ha procurado un apoyo enorme y tendremos un Mundial seguro", destacó. "El gobierno, además, va a emplear a 55.000 policías adicionales, lo que supone aumentar la fuerza policial un 15%. Estoy convencido de que los equipos, el público y todos los aficionados se encontrarán seguros durante todo el torneo", añadió. El comité organizador, sin embargo, recomienda a los aficionados no moverse fuera de las zonas seguras.

Jordaan también hizo un llamamiento a los surafricanos a que compraran entradas para los partidos, dado que sólo la mitad de las ventas corresponden a ciudadanos locales.

El atentado frustrado en el avión de Detroit el pasado día de Navidad también ha causado preocupación entre público y analistas surafricanos, que temen que el país se pueda convertir en objetivo terrorista durante el torneo.

Las autoridades de los aeropuertos descartan por el momento la introducción de escáneres corporales entre sus medidas de seguridad. Hay que recordar que el pasado día 4 de diciembre, horas antes de iniciarse el sorteo del Mundial celebrado en Ciudad del Cabo, el Centro de Convenciones donde se acogía el evento y que hospedaba a miles de periodistas tuvo que ser sellado por una amenaza de bomba.

Pocas horas antes, también se había recibido otra amenaza de bomba en el aeropuerto recién reformado de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de enero de 2010