Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Astilleros de Huelva cede a la Junta el 37% de las acciones

Parece que hay luz al final del túnel. Los consejeros de la empresa Astilleros de Huelva, propietaria del 80% de los astilleros sevillanos, han comenzado a entregar sus acciones a la Agencia de Innovación y Desarrollo (IDEA), dependiente de la Junta de Andalucía, para facilitar la aplicación de la hoja de ruta negociada durante tres meses y aprobada a finales de diciembre.

La Junta exige la entrega de un 51% de los derechos para pasar a ejecutar el plan a través de un administrador único, pero algunos propietarios de la naviera onubense no están de acuerdo con varias de las exigencias, como la de dejar de construir buques, lo que provocó que el acuerdo con la Administración andaluza no se llegara a ejecutar. El pasado sábado, tres de los 21 consejeros se comprometieron de forma individual a ceder su parte para salvar la actividad naval.

El dueño mayoritario de los Astilleros de Huelva, Rafael Gómez Naranjo, con un 30% de las acciones, ha sido uno de los tres en ceder; junto con su hijo, Manuel Gómez, y Manuel Santos, que suman otro 7%. Así lo aseguró ayer el presidente de FIA-UGT, Sebastián Donaire, que sin embargo, añadió que "si no se llega al 51%" no se podrá aplicar el plan ni pagar las nóminas atrasadas. Según el sindicalista, otro socio mayoritario, Antonio Moreda, con más del 30% de la naviera, no parece dispuesto a dar su brazo a torcer.

Encierro

Mientras tanto, el presidente del comité de empresa, Isidro García, lleva encerrado en las atarazanas desde el 21 de diciembre junto con otros 20 trabajadores y representantes de las empresas auxiliares. La situación, según el representante laboral, es trágica. Algunos empleados llevan desde octubre sin cobrar. "De seguir de la forma que estamos, se van a perder todos los empleos. Hay que ceder y que la Junta nos ayude", dijo ayer desde su encierro.

La deuda de Astilleros asciende a 300 millones de euros. La naviera emplea a un millar de trabajadores entre Huelva y Sevilla. La actividad naval se ha visto golpeada por la crisis económica y por deficiencias en su gestión. La Junta andaluza concretó un plan industrial que permitiría mantener la actividad en el astillero sevillano con la entrada de un nuevo inversor y redimensionar y reconvertir el de Huelva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 2010