Cinco detenidos por estafas en Elche, Xixona y Onda

Dos personas intentaron sustraer 100.000 euros a un empresario murciano

El nuevo año comienza con cinco estafadores menos en la calle. En los últimos días del año, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía han detenido en tres operaciones distintas, en Elche, Xixona y Onda, a cinco presuntos delincuentes acusados de diversos intentos de estafa. El más grave de ellos, el intento de sustraer 100.000 euros a un empresario murciano mediante un timo conocido como rip deal. Al parecer, los dos detenidos en Elche pretendían dar la campanada con un cuantioso golpe, pero se han tenido que comer las uvas en la comisaría. Según ha informado el Cuerpo Nacional de Policía los detenidos, de 29 y 37 años y con documentación francesa, realizaron el timo en Murcia, en este caso utilizando finalmente la violencia para arrebatar al empresario 100.000 euros dentro de una compraventa que se había acordado en principio en cuatro millones de euros.

Los detenidos de Elche intentaron timar por el método de 'rip deal'
Un hombre sustrajo desde Onda con dos transferencias 8.000 euros
Una pareja realizó compras ilegales con una tarjeta desde Xixona
Más información
Unos serbocroatas birlan 500.000 euros a unos 'narcos' colombianos con el timo del escritorio

En la detención en Elche se ha incautado una maleta con 93.445 euros, cien dólares estadounidenses y relojes de gran valor, entre otros efectos. A uno de los dos detenidos le constaban dos reclamaciones de diferentes juzgados por estafa.

El rip deal se inicia cuando los delincuentes localizan, habitualmente a través de Internet (como en este caso) o prensa, anuncios publicitarios de compraventa de propiedades de elevado valor. Los delincuentes se ponen en contacto con sus futuras víctimas aparentando ser acaudalados empresarios de diversos países interesados en la adquisición de la propiedad, llegando a concretar citas en hoteles de lujo o similares para negociar los pormenores de la transacción. En ese momento, informan a la víctima del montaje de que disponen de cierta cantidad de dinero negro o moneda de otro país que quieren cambiar por euros y poner en circulación, ofreciendo a cambio una comisión que suele rondar el 20% aproximadamente.

Ante la suculenta oferta, la víctima se confía y acuerda una transacción en la que entrega billetes verdaderos y recibe falsos. En la provincia de Alicante existe un precedente de una operación contra este tipo de estafa, concretamente en Benidorm, cuando en mayo de 2009 se detuvo a siete personas y se intervinieron dos millones de euros en una operación de rip deal.

Los otros dos casos de estafa son de cuantías muy inferiores y por métodos más convencionales. Así, la Guardia Civil detuvo el pasado miércoles a un vecino de Onda (Castellón), de 44 años, como presunto autor de un delito de estafa bancaria a través de Internet con el que logró sustraer 8.329 euros en tres transferencias, los días 22 y 23 de diciembre de este año, según informó el instituto armado.

La investigación determinó que el beneficiario de dichas transferencias era un vecino de Onda por lo que fue detenido por la Guardia Civil de dicha localidad en la mañana del miércoles. El detenido comunicó a los agentes de la Guardia Civil que, una vez recibido el dinero, se quedaba con una parte remitiendo el resto a través de una empresa de giros de dinero internacional a San Petersburgo. Todo ello siguiendo una serie instrucciones recibidas por correo electrónico a través de Internet, explicó. La denuncia fue presentada en el Cuartel de Manzanares (Ciudad Real) por un vecino que había sido víctima de un supuesto delito de estafa bancaria.

Por último, en Xixona (Alicante), efectivos de la Guardia Civil detuvieron a un hombre y a una mujer como presuntos autores de los delitos de estafa y uso fraudulento de tarjeta de crédito, con las que supuestamente realizaron 16 pedidos a varias cadenas de alimentación por un importe de unos 7.000 euros. La Guardia Civil inició una investigación el pasado mes de septiembre, tras conocer que una persona había realizado dos pedidos por el sistema de telecompra vía internet a una importante cadena de supermercados. La entrega de los productos había sido realizada en vía pública frente al domicilio facilitado como punto de recogida de los mismos, que había sido cargados directamente en un vehículo allí estacionado, con el pretexto de que "tenían prisa y que pretendían irse al campo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS