Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bólidos a medida con aspecto y diseño de época

El lema es: "Si puedes soñarlo, podemos construirlo". Sólo hay que diseñar un modelo de coche, de todos los que han existido a lo largo de la historia, y podrá conducirse nuevo y con las últimas prestaciones.

Al volante de la empresa Racing Legends está Bruno Benítez, sevillano de 25 años, creador del producto. "Me fui a Inglaterra con 18 años y empecé allí una carrera llamada Ingeniería de Motorsport, que es como de coches de competición. Allí me preparé para lo que estoy gestando: crear una empresa que construye coches a mano y a medida".

Después de estudiar durante cinco años, ha vuelto a Andalucía para poner en pie su idea. "Aunque tenía dudas, he apostado por crear la empresa ahora. O trabajamos o no salimos. Por eso hay que innovar, hay que darle un nombre a nuestra región", dice. En su taller huele a coche nuevo. Cada pieza que utiliza para montar el producto está especialmente pensada e incluso diseñada y dibujada. "Queremos ofrecer un coche con el máximo de exclusividad. Que se pueda elegir todo".

El que prepara ahora, su primer bólido, es un AC Cobra de 1963. Tiene frenos y suspensiones de la firma Jaguar, la caja de cambios es de Aston Martin y el motor es el del Chevrolet Corvette C5 Z06 y el del Cadillac CTS V-series. "Fabricado en 2004 y con una capacidad de 5700 centímetros cúbicos, que produce 405 caballos de potencia", cuenta orgulloso.

Piezas de lujo

De hacer sus estudios en Reino Unido mantiene buenos contactos. Muchas de sus piezas las importa desde allí. También de Alemania y EE UU. "Todas son de alta calidad. Cada una está especialmente fabricada y diseñada a medida, como el volante o los retrovisores. Un auténtico lujo", explica mientras anda por los moldes de fibra de vidrio con los que fabrica el interior del coche.

El original del que está realizando puede costar 400.000 euros y el que él fabrica ronda los 90.000. "Por fuera es exactamente igual que un Cobra, con la ventaja de que por dentro es todo nuevo". Los coches van equipados con dirección asistida, ABS, airbag, climatización. "Además, llevan un ordenador de a bordo y todo es electrónico, lo que reduce los problemas de mantenimiento", cuenta. "El principal problema son las emisiones de CO2, pero lo puedo diseñar para que se cumplan los requisitos". Para eso ha estudiado ingeniería. Su público objetivo lo forman empresarios de alto nivel y jugadores de fútbol, entre otros. "Obviamente, para alguien que se lo pueda permitir", subraya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de enero de 2010