Madrugada trágica

Un policía muere atropellado al señalizar un accidente - Un incendio en una casa acaba con la vida de la inquilina

José Jaldón Mora, de 56 años, agente de la Policía Nacional de la comisaría de Getafe murió ayer arrollado por un vehículo cuando auxiliaba a una pareja que había tenido un accidente. Su compañero de servicio, David L. G., se rompió el brazo.

Sobre las 2.50, el coche de los dos agentes llegó al kilómetro 14 de la carretera A-4, sentido Madrid. Encontraron un turismo volcado en la carretera con dos ocupantes. Mientras los policías señalizaban el accidente, un turismo les atropelló. La Guardia Civil tomó declaración al conductor pero no le detuvo, por tratarse de un accidente. Las víctimas del primer coche fueron trasladadas al hospital 12 de Octubre con heridas leves.

Jaldón Mora acumulaba 28 años de servicio. Nació en 1953 en Alosno (Huelva). Casado y con dos hijos, pasó por las comisarías de Ciudad Lineal y Chamartín antes de ser destinado a Getafe en 2000.

La Dirección General de la Policía asegura que sus agentes no siguen ningún protocolo de seguridad específico en estos accidentes porque el tráfico no es uno de sus cometidos habituales. La Guardia Civil sí cuenta con reglamentación y equipamientos específicos, a pesar de los cuales los accidentes en carretera y los atropellos son la primera causa de mortalidad en el cuerpo. El 19 de diciembre un agente falleció arrollado en la A-6.

Poco después, sobre las cinco de la mañana, el vecindario del número 6 de la calle de Ricardo Ortiz (Ciudad Lineal) se despertaba alertado por el humo y el alboroto en la escalera. En el cuarto piso, Amelia, de 74 años -según algunos vecinos-, pedía auxilio desde dentro de su casa. Su habitación ardía. A Ruth y Teresa García, las dos hermanas que viven en el piso de enfrente, les sacaron de la cama los ruidos de los bomberos mientras trataban de ayudarla a salir. "No pudo abrir la puerta porque estaba la cadena puesta", relataban las vecinas ayer por la mañana, recuperadas ya del susto, pero todavía "muy tristes" por el suceso. Los bomberos sacaron a la mujer, que estaba en parada cardiorrespiratoria. Los efectivos de emergencias trataron sin éxito de reanimarla durante media hora. Aunque "las quemaduras no eran muy graves", según un portavoz del Samur, Amelia falleció, presuntamente, por la inhalación del humo del incendio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS