Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo seguir en la brecha

"Nos volveremos a reunir el día que el infierno se congele", aseguraron Don Henley y Glenn Frey (Eagles) en 1980. Nunca una separación pareció tan definitiva, pero en el mundo de la música popular conviene medir las palabras. La banda californiana organizó una gira de reencuentro en 1994, registró un doble álbum con temas nuevos en 2008 y en verano los vimos en el Palacio de los Deportes, amiguísimos. En los dominios de Lucifer, el frío es insoportable.

La reedición de viejas glorias es una tentación rockera recurrente. Sea por rentabilizar antiguos éxitos, avivar la nostalgia o demostrar que aún hay química, bandas nacionales de los años setenta y ochenta vuelven a la carretera o alardean de longevidad. Sobreviven Mamá o Los Secretos contra viento y marea, mantienen la llama Los Ilegales y hasta Nacha Pop actuaron en 2008, veinte años después de echar el cierre. El público a menudo aplaude estas segundas partes y, al fin y al cabo, hay muchos recibos que pagar a fin de mes.

Ningún reencuentro, en cualquier caso, tan inopinado como el de Tequila, que han disfrutado de una resurrección con llenazos por media España durante más de un año. La aventura parece haber llegado a su fin, puesto que Ariel Rot quiere retomar de inmediato su carrera en solitario (justo cuando a Alejo Stivel empezaba a hacerle gracia la idea de grabar nuevos temas juntos). Ahora bien, después de haberles visto en el mismo escenario tras décadas de recelos y desencuentros, ya nada parece del todo imposible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 2009