Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Presidenta

Un tertuliano de La noria (Telecinco) dijo el sábado que durante años había callado algo que sucedía en Telemadrid, donde ya no está. Telemadrid está al servicio de Esperanza Aguirre, dijo. Hombre, tampoco había que investigar mucho para saberlo.

De todos modos, si uno quería hacer una averiguación formal, sólo tenía que poner la cadena. El sábado, en Siete días, brilló lo que la presidenta piensa del sindicalismo español. Ahora andan dándole vueltas al asunto porque esa equiparación entre el franquismo y el sindicalismo actual no parece haber hecho muy felices a los sindicalistas y tampoco a los trabajadores de la cadena.

El asunto es que en estos programas de Telemadrid siempre disparan con comparaciones, y ésas con el franquismo no sé si las carga la propiedad de la cadena (que es la Comunidad, y por tanto el dinero público) o las cargan las ganas de agradar. Es fácil recordar que un anterior director de Telemadrid hizo llegar a la autoridad competente (del Gobierno regional, por supuesto) sus parabienes porque un reportaje sobre el 11-M les había salido a pedir de boca... Y la boca no era la boca de la literatura, que diría Manuel Rivas, sino la boca de la presidenta.

Aparte de esas comparaciones con el pasado franquista, abundan las comparaciones más groseras, aquellas que nacen de la actualidad inmediata. Puse la cadena regional a medianoche. Daban un estimulante reportaje sobre los madrileños por el mundo. Le tocó a un madrileño muy expansivo que llevó a la reportera a tomar cervezas en un club ruidoso de San Petersburgo. Y después comenzó el informativo, que presentaba Ana Samboal, la segunda de Hermann Tertsch, ausente estos días.

Ana parecía querer corroborar lo que dijo su antiguo compañero en La noria. Y afirmó (como si ésa fuera la información más relevante) que en la (fracasada, eso dijo) conferencia de presidentes la única mujer fue Esperanza Aguirre. Un dato. Y añadió que la presidenta (también de la cadena) fue la más crítica con Zapatero. Otro dato. Y por si quisiéramos irnos a la cama con una inquietud menos nos informó: "La presidenta hablará mañana". En Telemadrid, confío, le habrán hecho un hueco.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS