Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:INTERNET

'Miss You Tube cambió mi vida'

Venetian Princess se ha ganado el título por ser la mujer más seguida en la web< / i> de vídeos más popular. Sus parodias de famosos le han valido "cobrar una cifra que supera las seis cifras".
Venetian Princess se ha ganado el título por ser la mujer más seguida en la web de vídeos más popular. Sus parodias de famosos le han valido "cobrar una cifra que supera las seis cifras".

Su corona es virtual, y su cinta, el ancho de banda. Jodie Rivera (Boston, 1983), más conocida como Venetian Princess, ha estrenado el título de Miss YouTube en 2009. La web de vídeos online lo inventó para ella, la mujer que ostenta el récord de suscriptores —casi 650.000— gracias a sus parodias de superestrellas como Britney Spears, Angelina Jolie o Lady Gaga.

Lo que empezó como un juego hace casi tres años se ha convertido en una lucrativa realidad. Venetian Princess ahora es una de las personalidades "asalariadas" por YouTube, y confiesa que se embolsa "una cantidad anual que asciende a seis cifras. Miss YouTube cambió mi vida". Firme exponente de la generación low cost, Rivera se lo monta sola en el salón de su casa con una pantalla verde de fondo sobre la que añade después efectos digitales. Ella lo hace todo: las canciones, el estilismo, los personajes, la edición, la posproducción. "Siempre fui una freak de la electrónica. A los ocho años ya manejaba cámaras de vídeo y pasé mi adolescencia al ordenador".

Compaginó su trabajo como programadora informática con su afán por convertirse en artista. Gracias a su voz, llegó a ser la heroína de El fantasma de la ópera en un montaje que giró por EE UU. Internet fue el canal perfecto para abarcar lo que no le ofrecían los escenarios: libertad creativa y promoción personal. A mediados de 2008 pasó a formar parte del club de celebridades virales. Su videoclip paródico de 7 things, de Miley Cyrus, entró en el top 10 de lo más visto y comentado en YouTube ese año. La propia intérprete de Hannah Montana encajó la broma twitteando sobre ella. "Fue consciente del chiste. Jamás imitaría a alguien a quien no admire", asegura Venetian Princess. "Y para mí Cyrus es la estrella definitiva. Espero que el día que cumpla 18 años me invite a su fiesta. Le regalaré una Biblia, porque sé que es muy católica y últimamente está perdiendo el norte", dice sin atisbo de broma.

A pesar de su excesiva corrección política, algunos de sus vídeos, como Adopt me too (Adóptame a mí también), dedicado a Angelina Jolie, o Hillary, be my best friend (Hillary, sé mi mejor amiga), a la entonces aspirante a candidata demócrata, le valieron las críticas. "Jamás busco la ofensa", se excusa, "sino el puro divertimento".

Pudiendo haberse quedado en fenómeno pasajero, Venetian Princess ha reforzado su fama más allá de la Red. Vende sus vídeos a Samsung, aparece en entregas de premios tipo MTV y hace cameos en programas de la HBO. "Mi objetivo siempre ha sido el cine. Si todo va bien, el año que viene rodaré una película", anuncia.

La cuestión es: ¿dominarán las celebrities de Internet el mundo? "Al menos, acabaremos siendo mainstream. Yo empecé con 7.000 suscriptores y hoy algunos de mis vídeos han recibido 25 millones de visitas. Es una difusión superior a la mayoría de cosas que pasan por la tele. Sólo en YouTube hay 52 millones de perfiles de mujeres. Es una locura. A mí me encantaría convertirme en una pieza vintage de Internet. Sería genial formar parte dentro de 15 años de un recopilatorio de archivos llamado YouTube legends".

www.vprincess.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009