Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CINE

Everett, Madonna y el 'kamasutra'

La revista gay Shangay otorgó un premio al actor inglés Rupert Everett, que vino a Madrid y charló de vibradores, hombres y homofobia en el cine.

Ha venido a España, a Madrid, a recoger un premio a toda su carrera otorgado por la revista gay Shangay. ¿Se siente como una diva gay?, le pregunto. "Como una diva gay, soy absolutamente ciclotímico. A veces me siento estupendamente, y otras, lo único que quiero es suicidarme", asegura. Parece que Rupert Everett (Norfolk, Inglaterra, 1959), el actor que se lanzó a la fama con su papel en la idolatrada película de temática homosexual Otro país (Marek Kanievska, 1984), está de buen humor casi una hora antes de recibir el galardón. Después de cierto tiempo sin prodigarse mucho por la gran pantalla, tiene una nueva película en preproducción: Histeria. "Es la historia de la persona que inventó el consolador? No, el consolador, no: el vibrador. He leído el guión, pero, sinceramente, no recuerdo muy bien cómo fue la cosa de inventar el vibrador. Vas a Internet, que hay mucho escrito sobre el tema, y terminas antes". ¿Le ha tratado muy mal el mundo del espectáculo? "En Hollywood, ya lo he dicho, si eres abiertamente gay, lo llevas crudo. Es un mundo ultraconservador, nada recomendable". Tal vez por eso Everett se ha dedicado a hacer documentales televisivos; uno de ellos, sobre el explorador Richard Burton, el primer occidental que tradujo El Kamasutra. "Me parece un libro fascinante. La India está viviendo todavía la resaca de su sumisión al imperio británico. Su moralidad y su cultura fueron destrozadas por los ingleses. Su inocencia para enfrentarse a algo tan natural como el sexo fue aniquilada". En su labor como guionista, el actor confiesa haberse creado también algún papel a medida. "Sí, un guión sobre Oscar Wilde. Pero mi propuesta es contar la historia de sus años después de salir de la cárcel".

Everett pasó de actor de culto a icono gay global gracias a La boda de mi mejor amigo (PJ Hogan, 1997), donde interpretaba al mejor amigo (gay) de Julia Roberts, y, sobre todo, con Algo casi perfecto (John Schlesinger, 2000), donde hacía de mejor amigo (gay, también) de Madonna. Para promocionar la película, la cantante y el actor publicitaron su amistad en un famoso videoclip en el que interpretaban a dúo una versión de American pie en medio de un festival de abrazos y arrumacos. "Pues ya no somos amigos para nada", confiesa sin reparos. "Después de que escribiera mi autobiografía, se acabó. Simplemente, la amistad terminó y no hay nada más que decir. España es el único país en el que mi biografía no ha sido publicada. Tal vez le podamos pedir al EL PAÍS que se anime a hacerlo y descubramos el secreto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009