Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Viachelav Tíjonov, actor ruso, príncipe de 'Guerra y paz'

En su país era famoso por interpretar a un espía soviético en la época nazi

El actor Viachelav Tíjonov, figura de culto en Rusia, falleció el pasado viernes, 4 de diciembre, a los 81 años, poco después de sufrir un infarto. En Occidente se le conoce ante todo por su papel como el príncipe Andréi Bolkonski en la película Guerra y paz (1969), de Serguéi Bondarchuk y merecedora de un Oscar, basada en la monumental novela homónima de León Tolstói. En Rusia, sin embargo, es famoso como el ficticio espía soviético Stirlitz, standarten-führer (coronel) de las SS, protagonista de la legendaria serie de televisión 17 instantes de la primavera.

Tíjonov nació en una familia humilde -el padre, obrero; la madre, educadora de párvulos- el 8 de febrero de 1928, en Pávlovski Posad, cerca de Moscú. Tenía 13 años cuando la Alemania nazi atacó la URSS, y su escuela se convirtió en hospital militar. Él pasó a una escuela técnica, donde aprendió el oficio de tornero, y luego comenzó a trabajar en una fábrica militar.

Pasión cinematográfica

Su pasión por el cinematógrafo data de entonces: tras el trabajo, iba al cine Volcán a ver películas heroicas. Su sueño secreto era convertirse en actor, pero sus padres querían que fuera ingeniero. Siguiendo sus deseos, en 1944 ingresó en el Instituto Automecánico, pero al año siguiente se presentó a los exámenes en el Instituto de Cine. Aunque fracasó, la suerte le sonrió: en la esquina del instituto, el profesor Borís Bíbikov lo vio llorando tan desconsoladamente que se apiadó de él y lo aceptó en su curso.

En 1948 obtuvo su primer papel en La Joven Guardia, película de Serguéi Guerásimov basada en la novela homónima de Alexandr Fadéyev. A pesar del éxito que tuvo, no marcó el comienzo de una carrera meteórica: después, Tíjonov se pasó 10 largos años en el Teatro-Estudio del Actor de Cine esperando su hora estelar. Ésta llegó en 1957 con su papel de tractorista en Esto sucedió en Penkovo, de Stanislav Rostovski. Catapultado a la fama, Tíjonov tuvo de ahí en adelante una carrera sembrada de éxitos. Su vida privada, sin embargo, no fue tan feliz. Su hijo Vladímir, famoso actor en Rusia, murió en 1990, a los 40 años, por una sobredosis de drogas.

Tíjonov recibió las máximas distinciones a que podía aspirar un actor en la Unión Soviética: entre sus numerosas condecoraciones figuran la de Artista del Pueblo de la URSS y la de Héroe del Trabajo Socialista.

En su papel de Max Otto von Stirlitz -el espía soviético Maxim Maxímovich Isáyev- Tíjonov fue tan convincente que provocó la hoy legendaria reacción de Leonid Bréznev, quien ordenó encontrar a Isáyev y otorgarle el título de Héroe de la URSS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009