Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer aerogenerador flotante en mar abierto empieza a girar

El Hywind, de 100 metros de altura, no molesta a los habitantes de la costa

Un gran molino de viento destaca en el horizonte, flotando en el mar, a unos 12 kilómetros de la costa suroeste de Noruega. Es el Hywind, el primer aerogenerador flotante que se instala en el mundo en mar abierto. De momento es un prototipo para verificar la tecnología. "Está calculado para aguantar olas de hasta 30 metros de altura", explicó Oistein Johannessen, de la empresa StatoilHydro, en el barco que se ha aproximado a la instalación. "Aquí el fondo del mar está a unos 220 metros, pero puede instalarse en aguas de hasta 700 metros de profundidad. El aerogenerador está flotando y amarrado con tres tensores al fondo", añade. El molino, según los ingenieros, se balancea en el mar, pero no se hunde: su línea de flotación siempre está en el mismo nivel.

La turbina aprovecha los vientos oceánicos, fuertes y estables

El Hywind es un cilindro de 200 metros, con la mitad emergida y tres palas de 42 metros de longitud en su extremo más alto y otros 100 metros sumergidos, con ocho de diámetro, que hace de lastre. El enorme molino, de 5.300 metros cúbicos y 138 toneladas de peso, está amarrado con tres cables al fondo marino. Se instaló en el mar del Norte el pasado verano, y en otoño se ha empezado a tomar datos de su funcionamiento, generando 2,6 megavatios, añade Johannessen, durante una visita al Hywind patrocinada por el Gobierno noruego. Las futuras instalaciones operativas de este tipo estarán unidas a tierra por cables submarinos para transportar la electricidad generada.

En medio del mar, sin puntos de referencia, no se aprecia el tamaño del molino de alta tecnología hasta que el barco no se coloca a su lado. Alrededor no hay más que agua. "Ésa es su gran ventaja, al no estar cerca de la costa no plantea problemas medioambientales a la fauna, ni estorba a los pescadores de la zona ni a los vecinos que puedan protestar por el impacto visual o el ruido de los aerogeneradores convencionales", destaca el representante de StatoilHydro. Además, los vientos son más fuertes y más constantes en mar abierto que en la costa.

El Hywind es producto de una alianza tecnológica entre la empresa alemana Siemens, que aporta el aerogenerador, y la experiencia noruega en el desarrollo y explotación de plataformas de gas y petróleo flotantes en mar abierto, comenta Borge Rygh Sivertsen, responsable de los proyectos de nuevas energías de StatoilHydro, en su sede de Stanvanger (suroeste de Noruega). La botadura de la turbina en el mar fue una compleja operación realizada a principios del verano con buques y grúas que fueron montando las grandes piezas que la componen (los varios segmentos del cilindro primero y las palas después).

Antes de pasar a la turbina real a escala ya industrial, los ingenieros diseñaron y probaron un modelo de tres metros de alto en un estanque de ensayos para estudiar factores esenciales como su flotabilidad y su respuesta al oleaje.

Desde luego es más costoso este aerogenerador (el Hywind ha costado unos 40 millones de euros) que uno convencional en tierra o fijado en aguas costeras, pero los expertos recuerdan que éste es un prototipo y que si los ensayos validan esta tecnología, se abaratará y ofrecerá muchas ventajas para producir energía eólica. De momento, está previsto tomar todos los datos posibles del funcionamiento del molino noruego durante dos años. Si todo sale como está previsto, el siguiente paso, afirman los expertos, será crear parques eólicos de molinos flotantes en el océano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 2009