Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP amplifica su victimismo el 6-D

El Consell acude al acto institucional del Gobierno para cargar contra De la Vega

Desde que se supo que Teresa Fernández de la Vega iba a encabezar la candidatura del PSOE por Valencia en las elecciones generales del 2008, el PP ha aprovechado su presencia en el acto institucional del Día de la Constitución para amplificar su victimismo con la excusa de que el Gobierno les marginaba porque no se les permitía intervenir. Ayer no fue distinto de otros 6 de Diciembre. El vicepresidente Vicente Rambla, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se quejaron amargamente de haber sido proscritos de los discursos. Cuando el PP gobernaba en España ni el presidente de la Generalitat, tanto Eduardo Zaplana como José Luis Olivas, ni Rita Barberá, intervinieron jamás en este tipo de actos institucionales y nunca se les oyó el menor lamento. Pero fue saber que llegaba De la Vega y empezar con las quejas por la marginación que, según ellos, el Gobierno sometía a la Generalitat. Ayer volvieron a la carga. El discurso victimista habitual estuvo acompañado, en esta ocasión por la insólita campaña protagonizada por senadores del PP para "desempadronar" a la vicepresidenta primera del Gobierno de Beneixida. La alcaldesa de Valencia, además, se sumó a las campañas del PP contra el Estatuto de Cataluña -"Se nota algún viento extraño contra la Constitución"- a favor de que los crucifijos sigan en las aulas -"Se están negando convicciones"- y las normas sobre descargas en la red -"Se está atacando la libertad de expresión"-.

Esteban González Pons, responsable de comunicación del PP nacional, emponzoñó la fiesta del 6-D hace dos años cuando instó al fiscal a investigar el empadronamiento de la vicepresidenta en Beneixida. El Consell elevó tanto el tono al año siguiente que el 6-D de 2008 ningún representante del Consell asistió al acto. Félix Crespo, concejal de Fiestas de Valencia fue el único representante del PP.

La alcaldesa volvió ayer al Palau del Temple de Valencia, pero sólo para cargar contra el Gobierno y, veladamente, contra la Generalitat de Cataluña.

Y Rambla rescató el catálogo de supuestos agravios que el Consell atribuye al Gobierno central en torno al agua, la financiación o las infraestructuras.

De la Vega ofreció una rueda de prensa para esgrimir un rosario de actuaciones que desarrolla el Gobierno en territorio valenciano, una relación de visitas virtuales de José Luis Rodríguez Zapatero a la Comunidad Valenciana a través del Boletín Oficial del Estado.

La vicepresidenta reivindicó el cumplimiento de muchas de las promesas electorales que formuló cuando era candidata por Valencia en las últimas elecciones generales y citó la Fundación para la innovación de la atención a los ciudadanos dependientes; el campus tecnológico para las energías renovables; el centro estatal para el estudio de los humedales y un largo etcétera bien trufado con alusiones al tren de alta velocidad y el corredor mediterráneo.

Respecto a la reciente insistencia del Consell en recibir anticipos de fondos a cuenta del nuevo modelo de financiación autonómica, De la Vega recordó que el modelo se tramita en las Cortes Generales, que requiere de una modificación de la ley de financiación (LOFCA) a la que el PP se opone, y que requiere de la aprobación de los presupuestos del Estado, a los que el PP se opone. "No puede haber mayor contradicción", sentenció la vicepresidenta, "pero los valencianos van a quedar muy beneficiados por este modelo que el PP no apoya en las Cortes Generales".

De la Vega concedió que la financiación per cápita que corresponderá a los valencianos está por debajo de la media, pero aseguró: "Hemos avanzado muchísimo". Y añadió: "Se está haciendo un gran esfuerzo a pesar de la crisis para elevar la inversión pública un 4,5% en la Comunidad Valenciana en 2010 cuando el presupuesto cae".

El viernes, los tres senadores del PP por la provincia de Valencia, registraron una solicitud en la Subdelegación del Gobierno en la que instaron a De la Vega a "devolver su empadronamiento en Beneixida por responsabilidad moral y política".

De la Vega fue tajante: "Algunos senadores no saben que hacer o no tienen nada mejor que hacer. Pero yo soy vicepresidenta del Gobierno de España y no tengo tiempo para ocuparme de esas cosas".

Jorge Alarte, secretario general del PSPV, que también acudió al acto institucional, sugirió que "el PP debe preocuparse de hacer un censo de todos sus dirigentes que están empadronados en los tribunales".

Enric Morera, del Bloc, no asistió porque considera que la Delegación del Gobierno "no hace nada" para detener "las agresiones fascistas" que asegura sufrir el partido nacionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 2009