Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cambio de rector en la Universitat se cruza con el campus de excelencia

La convocatoria 2010 del programa será justo antes de las elecciones universitarias

El problema generado en la Universitat de València por el rechazo de su proyecto, asociado con la Universidad Politécnica de Valencia, de Campus de Excelencia Internacional tiene todo el aspecto de ir a complicarse. La resolución del Gobierno, tomada tras las deliberaciones de un comité internacional de expertos, dejó el 26 de noviembre a los dos centros valencianos como "proyectos prometedores", el tercer nivel en importancia y financiación. Se les animaba también a fortalecerlo de cara a la convocatoria de 2010. Ángel Gabilondo, ministro de Educación, anunció ayer que la convocatoria se realizará a mediados de febrero. Un muy mal momento para la Universitat, que celebrará elecciones a rector el 2 de marzo.

La coincidencia obligará a contar con los cuatro candidatos

La Universitat y la Jaume I aprueban presupuestos restrictivos

Antes de que se conociera el anuncio de Gabilondo, el actual rector, Francisco Tomás, planteó al consejo de gobierno el peligro potencial de esa coincidencia. Por la tarde, el temor quedó confirmado.

El asunto arrastrará varias consecuencias. La primera es que, contra lo que había calculado, el actual equipo rectoral deberá tomar decisiones importantes en una cuestión estratégica para la universidad pocas semanas antes de dejar sus responsabilidades. Entre ellas, probablemente, si trata de aliarse de nuevo con la Politécnica, un intento que requeriría del convencimiento de ambas universidades, lo que a estas horas no es fácil, pero tampoco imposible. La federación de enseñanza de Comisiones Obreras hizo ayer un llamamiento para que unieran fuerzas con ese objetivo.

La segunda consecuencia es que obligará a tener en cuenta a los candidatos (que ya han empezado a manifestar su opinión), porque caigan como caigan los plazos la convocatoria del programa se abrirá durante el actual mandato y se cerrará en el siguiente. Y hay nada menos que cuatro candidatos.

La tercera consecuencia es que, juntas o por separado, las universidades valencianas tendrán que ponerse a trabajar pronto. A la segunda edición del programa no se presentarán sólo los proyectos prometedores y los campus de excelencia de ámbito regional (el segundo nivel del programa), sino decenas de universidades españolas. Y la experiencia indica que todas están dispuestas a competir. Será también una nueva oportunidad para la Universidad de Alicante, la Jaume I de Castellón y la Miguel Hernández de Elche.

Gabilondo anunció la fecha en la comisión de Educación del Congreso de los Diputados. Una portavoz de su ministerio precisó que la convocatoria aparecerá en el BOE a mediados de febrero con el objetivo de que se adelanten "todos los trámites" respecto a este año, cuando la publicación fue en julio y el primer filtro (que tumbó la mayoría de proyectos) se aplicó en septiembre.

La Universitat de València aprobó, por otra parte, un presupuesto para 2010 de 370,39 millones de euros, un 3% inferior al del ejercicio actual (381,78 millones). También la Jaume I de Castellón acordó la semana pasada unas cuentas restrictivas para el año que viene (crecerán un 1,3%, hasta los 104,11 millones, y esa subida se debe a la necesidad de incrementar la amortización de préstamos solicitados para desarrollar su plan de inversiones). Los centros se aprietan el cinturón por el recorte en la partida de universidades realizado por la Generalitat para 2010, que ronda el 1,1%.

El gerente de la Universitat, Joan Oltra, propuso medidas de ahorro (en buena parte energético) que, según su cálculo, alcanzarían los 1,8 millones de euros.

Alejandro Font de Mora, consejero de Educación, volvió a asegurar que el Consell pagará los atrasos (las universidades no ven un euro desde agosto) antes del 31 de diciembre, y a culpar de la situación al Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de diciembre de 2009