Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La cuenta atrás para el gran clásico

El galáctico barato

Higuaín, que costó 13 millones de euros y gana uno neto al año, es el madridista con mejores estadísticas en ataque

El Madrid se ha propuesto desafiar la hegemonía del Barça en el mundo. Para lanzar la primera carga, Florentino Pérez, su presidente, impulsó en el verano un descomunal proyecto de fichajes por valor de 250 millones de euros. El próximo domingo, esta flamante máquina se someterá al examen para la que fue concebida. Como el fútbol suele ser impredecible, el jugador más resolutivo que salte al Camp Nou con el Madrid será Gonzalo Higuaín, alias Pipita.

La inesperada realidad deportiva del Madrid tuvo su reflejo virtual ayer, durante la presentación del videojuego FIFA 10. Acudió Karim Benzema, que jugó un partido contra Xavi Hernández online. Cuando decidió su alineación, el francés se formó junto a Kaká, Ronaldo e Higuaín en la delantera. Al banquillo relegó a Raúl, su propio capitán. Así se anticipó Benzema a su entrenador, Manuel Pellegrini. Porque el próximo clásico será el primero que Raúl empiece en el banquillo por decisión técnica desde 1995, en la temporada de su debut.

Kaká, Cristiano y Benzema costaron 200 millones y cobran 20 limpios

El portugués hace un gol cada 63 minutos y el argentino uno cada 117 minutos de juego

Higuaín se ha convertido en el delantero más eficaz del Madrid en los últimos partidos. Ha metido un gol cada 117 minutos de competición. El argentino repite sus estadísticas de las dos temporadas precedentes. Ni Raúl (un tanto cada 214 minutos), ni Kaká ( 1/342), ni Benzema (1/252) se acercan a su promedio goleador.

Sólo Cristiano Ronaldo supera a Higuaín. En los cinco primeros partidos de Liga, el chico de Madeira hizo un gol cada 63 minutos. El promedio lo sitúa por encima de Ronaldo Nazario. Es decir, es estratosférico. Cristiano fue capaz de alterar por sí solo el rendimiento goleador del Madrid, que con él convirtió 3,2 goles por partido y sin él no ha pasado de los 1,8.

Pero Cristiano está reincorporándose después de sufrir una lesión y no se siente capaz de aguantar 90 minutos en el Camp Nou. En su lugar, de inicio, Pellegrini planea insistir con Marcelo. El lateral brasileño ya se siente más extremo que otra cosa. Ha experimentado una metamorfosis, y Pellegrini le observa como una alternativa inesperada para equilibrar el medio campo. Para el entrenador chileno, Marcelo es el cazorla, el silva, de ocasión.

Los partidos importantes revelan la verdad de cada equipo. El examen medirá en profundidad todas las líneas del Madrid. Pero sobre todo, medirá a la delantera. En el quinteto que forman Raúl, Higuaín, Benzema, Kaká y Cristiano se reúnen las piezas más carismáticas del pasado, el presente y el futuro de un club embarcado en una transformación de alto riesgo. Además de delanteros son símbolos. Higuaín, que costó 13 millones de euros y gana un millón al año, representa el extremo salarial opuesto de la delantera más opulenta del planeta. Kaká, Ronaldo y Benzema, que costaron 200 millones, cobran un total de 20 millones de euros limpios por año. Raúl se embolsa otros siete.

Hace unos meses, Pellegrini se habría planteado seriamente dejar a Higuaín en el banquillo para poner a Raúl. Pero todo apunta a que en el Camp Nou se ha cumplido la profecía. La hizo el propio Pipita cuando llegó al Madrid, en 2007, con 19 años. "Ya sé que para que yo juegue acá tendré que sentar primero a Raúl", murmuró con ese aire distraído y firme que le caracteriza.

Higuaín despeja las dudas de Pellegrini. Lo mismo hace Guti, pero en sentido contrario. El media punta sufre una contusión en el cuádriceps izquierdo que le aparta del clásico. El club no emitió un parte informando de que sufre una rotura, como ayer publicó este periódico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 2009