Los sobrecostes al construir colegios alcanzan el 178%

La empresa Ciegsa gasta 1,6 millones en publicidad

¿Qué cuesta un colegio? La pregunta no es superflua, dadas las oscilaciones que la propia Sindicatura de Comptes ha denunciado. Concretamente, en su informe correspondiente a 2007, al revisar una muestra de los centros en construcción por parte de la empresa pública Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat Valenciana (Ciegsa), señala que ha detectado importes definitivos muy superiores a los precios de los contratos debido a modificaciones y contratos posteriores. Se trata de uno de los aspectos que los diputados socialistas Ángel Luna y Ana Noguera pretendían tratar con el director gerente de Ciegsa, José Luis López-Guardiola, en la visita que le solicitaron a finales de octubre y que, para su disgusto, han visto convertida, usando como mensajera a la diputada del PP Marisol Llinares, en una excursión de todos los grupos el próximo día 7 de diciembre a las instalaciones de la empresa.

"Queremos saber", explica la diputada Ana Noguera, "cuál ha sido el precio de licitación, el de adjudicación, las obras o modificados y el precio definitivo de los centros, cuál ha sido la empresa adjudicataria y cuáles los informes técnicos que justifican los sobrecostes". La docena de centros docentes de los que piden información los socialistas, con datos de la Sindicatura de Comptes, ofrece un retrato expresivo del problema. Se trata del nuevo instituto de Catral, que se contrató por 2,9 millones de euros y, a fecha de 2007, ya costaba 3,7 millones, lo que supone un incremento del 28%; del instituto La Canal de Petrer, que pasó de 8,5 a 9,7 millones (+15%); del instituto Ciudad del Aprendiz, que pasó de 9,6 a 15,4 millones (+60%), y del instituto Príncipe de España, de Picassent, que pasó de 6,9 a 9,6 millones, con un aumento del 38%.

Por lo que se refiere a los colegios públicos, los casos más llamativos son los del Soto Micó, de Valencia, que fue adjudicado por 2,3 millones y sufrió un incremento del 85% hasta alcanzar los 4,4 millones, y del Padre Manjón, de Elda, que pasó de 380.000 euros a 1,05 millones con un incremento del 178%. Otros colegios con incrementos notables son el Isidoro Andrés, de Castellón, que pasó de 4,7 a 6,8 millones (+42%); la escuela de educación infantil El Tossalet, de Alicante, que pasó de un millón a 1,7 millones (+56%) o el colegio de educación especial Tomás Llàcer, de Alcoi, que pasó de 3,1 a 4,3 millones, con un incremento del 38%.

"Hacer colegios", comenta Ana Noguera, "había sido siempre una gestión contratada, supervisada y fiscalizada por los funcionarios de la Consejería de Educación. Y nunca habíamos tenido problemas para conocer detalles tan simples como su coste. ¿Tan difícil es saber cuánto cuesta un colegio de primaria o un centro de secundaria?".

En todos los informes de la Sindicatura de Comptes se reflejan quejas sobre la dificultad de supervisar y controlar las adjudicaciones y obras de Ciegsa debido a la gestión informática. En teoría, para subsanarlo, la empresa pública ha optado por poner en marcha un programa informático cuyo coste, 784.280 euros, ha llamado también la atención de los socialistas. "¿Puede existir un programa informático que cueste casi 800.000 euros?", se pregunta Noguera, que amplía esa pregunta al presupuesto de Ciegsa para "publicidad": más de 1,6 millones de euros en 2007. "¿Puede alguien desglosarnos las campañas publicitarias realizadas y las facturas y empresas contratadas?".

"Queremos saber con claridad", explica la diputada socialista, "qué ha gastado Ciegsa en publicidad y propaganda. Porque, para hacer colegios públicos, no hace falta que existan tantas partidas injustificadas. Lo mejor que Ciegsa puede hacer para que no existan sospechas es enseñar con pelos y señales las facturas y contratos en los que se gasta el dinero de todos los valencianos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de noviembre de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50