Crítica:MÚSICA | DiscosCrítica
i

La nueva música española

Guerrero, Halffter, Rueda, Sotelo, Sánchez-Verdú y Camarero inician la colección de libro-discos Anemos

Antes de sonar, un disco nos puede cautivar como objeto artístico. El diseño de la portada, las ilustraciones escogidas, la calidad del papel, hay muchos elementos en juego a la hora de editar discos, que es, como afirma con orgullo el octogenario Bernard Coutaz, fundador de Harmonia Mundi, "un oficio tan bello y artesanal como editar un buen libro". En este sentido, la nueva colección de libro-discos Anemos, consagrada en cuerpo y alma a la música contemporánea española, nace con un original e innovador diseño de Valentín Iglesias que convierte cada portada en un objeto único. El juego, sencillo, permite personalizar cada ejemplar mediante la colocación en las cubiertas de pegatinas reutilizables con motivos que evocan gráficamente la temática musical de cada disco. Pero de nada sirve una exquisita presentación si falla el contenido. No es el caso, porque Anemos, que toma el nombre de una obra del prematuramente desaparecido Francisco Guerrero, encierra en cada volumen parte de la mejor música que actualmente se hace en España. La colección es una iniciativa del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), del Ministerio de Cultura, realizada por Diverdi y Glossa Music, y su primera entrega no tiene desperdicio: seis volúmenes en formato libro-disco consagrados a César Camarero, Cristóbal Halffter, Jesús Rueda, Mauricio Sotelo, José María Sánchez-Verdú y el citado Francisco Guerrero.

La elección de Guerrero para abrir la colección no es casual. Su música abrió fronteras y el objetivo de Anemos (del griego: viento, aire que se mueve) no es otro que difundir la creación española al mismo nivel que los mejores sellos especializados del mundo. Nuevos aires para la música española, defendida en esta ocasión por intérpretes de gran calidad. El primer volumen dedicado a los soberbios cuartetos de cuerda de Cristóbal Halffter cuenta con una formación de referencia, el Cuarteto Arditti; el álbum consagrado a Mauricio Sotelo, y su sorprendente De oscura llama, que explora las esencias del cante flamenco y la voz del cantaor como fuente de energía sonora, reúne un magnífico equipo en el que destacan Arcángel y el Ensemble Residencias, integrado por el Trío Arbós y el grupo Neopercusión, dirigidos por el compositor. El Grup Instrumental de València y Jordi Cervelló ofrecen un estimulante retrato de la obra de cámara de Francisco Guerrero, con la participación de las sopranos Pilar Jurado y Jacqueline Squarcia, mientras que el conjunto Drumming, dirigido por Miquel Bernat, interpreta con maestría la refinada obra para percusión de Jesús Rueda. En la primera entrega se pueden disfrutar los sutiles paisajes poéticos de César Camarero (34 maneras de mirar un vaso de agua), a cargo del Taller Sonoro, y una original ópera de José María Sánchez-Verdú que habla de la escritura, Gramma, dirigida por Rüdiger Böhm al frente de la Sinfónica de Lucerna y las voces de Simone Stock, Daniel Johanssen, Howard Quilla Croft y Tom Sol.

La creación musical atraviesa, a pesar de la crisis, un momento de gran vitalidad en España, con varias generaciones de compositores en activo que ofrecen un panorama de desbordante riqueza y variedad. Por eso los seis nombres escogidos en la primera entrega son sólo una muestra; quedan muchos otros compositores que merecen estar presentes en una colección a la que, por tanto, hay que desear una larga y fecunda vida.

Anemos. Diverdi y Glossa Music (www.diverdi.com/anemos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de noviembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50