Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Juanjo Linares, bailarín, maestro y folclorista

El bailarín, maestro, investigador y coreógrafo Juanjo Linares murió el 15 de noviembre en el hospital de la Concepción de Madrid, a los 76 años, por complicaciones de un infarto. Juan José Linares Martiáñez nació en Ordes (A Coruña) el 6 de septiembre de 1933. Estaba considerado máxima autoridad en el estudio del baile folclórico español y sus tradiciones. Desde hace 50 años se dedicó al coleccionismo con carácter antropológico, y así atesoró más de 1.000 trajes, cientos de cruces votivas e imaginería religiosa, sobre todo ángeles. En su pueblo natal está terminado el museo que lleva su nombre y custodiará 700 prendas.

Linares disentía del término "folclórico" y prefería el de "danza tradicional" como un bien patrimonial que debe ser atendido y conservado. Rescató multitud de bailes olvidados y a punto de perderse (como el fandango del Campo de Criptana; el xiringüetu asturiano; la muiñeira de Ordes, o las parrandas del baúl de Albox almeriense). Solía hablar de los bailes de velatorios de Galicia, la relación entre la carballada lucense y la purrutxalda vasca o su tesis de que el primer paso de las sevillanas tenía su origen en Ávila.

Era muy accesible, de precisa memoria, capacidad archivística y buen gusto en la estilización y reglado del material folclórico. Sostenía que "el vestido es el que determina el modo de bailar y no al revés". Declaraba ufano que dormía en el sofá, porque el resto de su casa lo ocupaba la colección, con tesoros como el traje de Córdoba de Antonia Mercé (que le dio en Chicago la bailarina Lilli Kobaico, de la compañía de La Argentina); un traje de Anita Delgado, la maharaní de Kapurtala o un vestido bolero de Picasso.

Tras una carrera autodidacta en la que estudió con Paco Reyes, el Maestro Carito, Salvador Melho y Lolita Domínguez, Imperio Argentina se lo llevó a Madrid. Fue primer bailarín y pareja escénica de Rosario, debutando en 1958. Bailó en los Ballets de Mariemma, Ballet Español de María Rosa, Compañía de Antoñita Moreno y Ballet de Pilar de Oro y Alfredo Gil. Desde 1970 se dedicó a la didáctica como asesor nacional de folclore. Fundó después el Grupo Nacional de Danzas de Madrid. Defendió siempre la idea de mantener una compañía estatal dedicada en exclusiva al folclore. Tenía en el repertorio del Ballet Nacional de España la pieza Romance en colaboración con Pedro Azorín, y creó coreografías para los ballets de José Greco, Paco de Alba, los de María Rosa y Paco Ruiz, Ballet Folclórico Nacional, Festivales de España y Compañía Lírica de Madrid. De su mano nació el Ballet Gallego de La Coruña.

Recibió un primer homenaje nacional en Lugo en 1983, con 18 grupos de toda la Península. En 1990 Ordes le declaró hijo predilecto. También obtuvo la medalla de plata de las Bellas Artes. Dio clases en el Instituto de Danza de Perth (Australia), la Universidad de Illinois y el Conservatorio de Johanesburgo, y participó en la formación de más de tres generaciones de bailarines españoles, como Aída Gómez y Manuel Segovia (uno de los fundadores de Ibérica de Danza). A partir de 1980 dirigió la agrupación burgalesa de Danzas Castellanas y en 1998 estrenó un programa con música de Antonio José y las danzas de El Cid de Massenet; con este conjunto también escenificó el material recogido en el cancionero de Federico Olmeda. Publicó varios libros importantes, entre ellos O baile en Galicia, El traje de Toledo, La danza de Madrid o Estudios sobre el traje y la danza española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de noviembre de 2009