Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

Demasiado respeto a los 11.900 puntos

El comportamiento del mercado de valores español ofreció ayer un sesgo preocupante al descolgarse de la tendencia del conjunto de las plazas europeas. El empuje mostrado por Telefónica en los últimos días terminó con el cobro del dividendo, dando la sensación de que el conjunto del mercado había estado viviendo de ese pago, con lo que ahora habrá que buscar otros alicientes que justifiquen la altura de los índices y permitan seguir soñando con los máximos o, cuando menos, con la prolongación del movimiento lateral.

El Ibex 35 volvió a remontar el vuelo durante toda la mañana, hasta alcanzar los 11.893,60 puntos, prácticamente el mismo nivel que el día anterior, para venirse abajo poco después y terminar la sesión en 11.801,40 puntos y con un descenso del 0,11%. Los valores medianos del mercado subieron el 0,26% y los pequeños bajaron el 0,61%.

Este nuevo fracaso en la aproximación a la zona de los 11.900 puntos significa, sobre todo, que los inversores le tienen mucho respeto a ese nivel, que poco a poco se está convirtiendo en una barrera psicológica demasiado importante. Aun así, el mercado continúa inmerso en un amplio movimiento lateral que en las dos semanas anteriores ha visto ampliado su margen por la parte inferior de la banda de fluctuación, que ahora oscila entre los 11.900 puntos y los 11.250.

Mientras que la Bolsa española mostraba todas sus carencias, en la eurozona se recibía con cierto alborozo la publicación del clima económico recogido en el cuarto trimestre. La encuesta sube por tercer trimestre consecutivo y, aunque choca con el descenso del índice de expectativas económicas de Alemania del mes de noviembre, pareció sentarles bien a los inversores. La fortaleza del euro también parece estar detrás de algunas de las apuestas por valores europeos, aunque la volatilidad del mercado de divisas pone una prima de riesgo importante a esas operaciones.

La contratación en el Mercado Continuo descendió en la misma medida que el interés de los inversores, con lo que la contratación total descendió hasta los 3.302,13 millones de euros. Las operaciones del mercado abierto bajaron hasta 2.194,90 millones de euros, de los que casi dos tercios se concentró en los tres principales valores del mercado, Telefónica, Santander y BBVA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 2009