Otegi y Usabiaga piden desde la cárcel la unión de soberanistas e independentistas

Los partidos políticos vascos hicieron ayer oídos sordos a la carta remitida al diario Gara por cinco representantes de la izquierda abertzale, encarcelados tras las detenciones practicadas en la sede central de LAB en San Sebastián, y en la que formulan un nuevo análisis de situación sobre el futuro político que debería abordar lo que queda de la ilegalizada Batasuna. Los firmantes de la misiva, entre los que figuran Arnaldo Otegi y Rafa Díez Usabiaga, apuestan por un nuevo plan de acción soberanista, donde no se incluye referencia alguna a la violencia de ETA, y se pone de manifiesto la necesidad de comparecer en las próximas elecciones de 2011.

Los firmantes, encarcelados en Soto del Real (Madrid), abogan por abrir "una nueva fase dentro del proceso de liberación nacional" del pueblo vasco con "nuevas estrategias, compromisos e instrumentos políticos", que se concretarían en la unión de soberanistas e independentistas vascos.

En su carta, señalan que la apuesta por un proceso "democrático" requiere de decisiones por parte de todos los agentes "sin excepción". En ese sentido, dicen que "la modificación de los actuales parámetros de confrontación política, cuestión clave en el bloqueo existente, ha de ser una apuesta unilateral de la izquierda abertzale", aunque no dan más explicaciones al respecto. Según indican, esa apuesta abertzale "deberá complementarse con compromisos y acuerdos táctico-estratégicos entre los diferentes agentes políticos, sindicales y sociales".

"Una nueva fase"

La carta, que lleva por título Una foto y un futuro, está suscrita, además de por Otegi y Rafa Díez, por Sonia Jacinto, Arkaitz Rodríguez y Miren Zabaleta, enviados a prisión el 16 de octubre por Baltasar Garzón, que los acusa de intentar reconstruir un nuevo "referente político" utilizado por ETA para sustituir a Batasuna. La foto a la que se refieren es a la manifestación del pasado día 17, en la que el nacionalismo vasco salió unido a las calles de San Sebastián para reclamar la liberación de Otegi. Esa foto, alegan, sería el germen para el futuro del País Vasco.

Los cinco apuestan por "una nueva fase" del proceso "de liberación nacional", para "ganar un escenario democrático que pivote en el reconocimiento nacional de Euskal Herria y el respeto a la voluntad democrática de la ciudadanía, abriendo el cauce a una estrategia independentista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de noviembre de 2009.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50