El líder del PCE defiende el "pasado heroico" y promete lealtad a IU

La candidatura única de Centella, apoyada por el 86% de los delegados

"La Revolución en el siglo XXI es posible". No se trata de un plazo a cien años, sino la llamada a la movilización en 2009 de José Luis Centella, nuevo secretario general de un PCE que ayer mostró su cara unitaria. Centella -único candidato que se presentaba- fue aupado por unanimidad de los 123 miembros del Comité Federal, todos miembros de esa misma candidatura y elegidos minutos antes por el 86% de los delegados que votaron en el XVIII congreso del partido. "El PCE está unido y dispuesto a dar la batalla, a salir a la calle. La Revolución la debemos organizar con mucha gente. Frente a la izquierda acomplejada, una izquierda sin complejos. La consigna es: or-ga-ni-za-ción", silabeó Centella, respondido por aplausos y puños en alto.

Más información
¿Qué es ser comunista en 2009?

Terminaba así un congreso de tres días con el que los comunistas han pretendido dar un empujón al "cambio generacional", zanjar conflictos internos, y firmar la paz con IU. "Ese debate, legítimo, se cierra hoy. Izquierda Unida debe saber que cuenta con el PCE, vamos a ser leales", dijo Centella. Los dos dirigentes con más peso de la última década -Francisco Frutos y Felipe Alcaraz- se retiran a un segundo plano aunque aún dentro de la dirección, y el nuevo secretario general promete dar "la batalla ideológica".

"Es importante que ganemos esa batalla a la derecha; diría más, ¡es importante que la demos! De no dar esa batalla vienen las derrotas electorales", prosiguió Centella, cordobés de 51 años y actual secretario general del Partido Comunista de Andalucía. Pidió a los afiliados que sean "beligerantes" y cerró el paso a las dudas en tiempos de conmemoración de la caída del muro de Berlín. "Hablar de comunismo no sólo no está pasado, sino que es presente y futuro. Reivindiquemos el pasado heroico, no hay nada de que avergonzarse", clamó, con este análisis: "Que no nos cambien la historia de Europa, que no confundan a los verdugos, los fascistas, con las víctimas, que fuimos los comunistas".

Entre los otros 122 miembros del Comité Federal -a ellos se sumarán más adelante 58 representantes de las federaciones- hay tantos hombres como mujeres, y un 40% de caras nuevas. No es posible saber si se ha producido cambio generacional porque el partido no disponía ayer del perfil y edad de los nuevos dirigentes.

José Luis Centella, en el atril, rodeado por la dirección del PCE tras ser elegido secretario general.
José Luis Centella, en el atril, rodeado por la dirección del PCE tras ser elegido secretario general.C. ROSILLO
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El poeta y el político

El poeta Marcos Ana -preso en las cárceles franquistas durante 23 años, a punto de cumplir ahora los 90-, no se ha movido del auditorio Marcelino Camacho en los tres días de congreso del PCE, siguiendo cada debate. Es uno de los nuevos miembros del Comité Federal y ayer daba a quien se la pedía -en los pasillos- su receta para que el partido llegue a la gente: "Está muy bien tener líderes políticos, pero necesitamos líderes sociales: trabajar en los barrios".

En el estrado habló también un líder político, Cayo Lara, comunista y coordinador federal de IU. Con un discurso que emocionó a muchos y en el que abogó por una sociedad donde "esté prohibido por ley ser pobre", apuntó en la misma dirección: la movilización. "Debemos llevar nuestras propuestas a la gente. Quizá tengamos que recurrir a la octavilla, como los viejos rockeros. Es hora de que la calle vuelva a ser de la izquierda".

Otras palabras se pusieron negro sobre blanco: el congreso aprobó resoluciones de apoyo a Cuba, al pueblo de Irak -"resistir no es terrorismo"-, a los inmigrantes, contra la presencia española en Afganistán, contra el premio Nobel a Obama... Y muchas otras, incluyendo una resolución que pedía cumplir el resto de resoluciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS