Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

75 obras para 75 años

El MNAC 'invita' a su aniversario al arte catalán disperso por el mundo

El 11 de noviembre de 1934 abrió sus puertas el Museo de Arte de Cataluña en el Palacio Nacional de Montjuïc con un conjunto de obras de arte catalán creadas desde el románico hasta el siglo XX. Se cumplen 75 años de esa fecha y el MNAC ha organizado una exposición en el que el arte catalán vuelve a ser el protagonista. Invitados de honor (a partir del 3 de diciembre) reunirá 75 obras de arte realizadas en Cataluña pero que están dispersas en museos y colecciones de todo el mundo y que jamás se habían visto juntas.

La Majestad, de Beget; el retablo gótico de Joan Antigó de L'Escala; un relieve del escultor Pere Oller realizado para el monasterio de Poblet que está en el museo del Louvre; la Anunciación, de Bernat Martorell en Montreal; Mediterrània, de Arístides Maillol, y La Masovera, de Joan Miró en París, son algunas de estas obras que, según explicó la directora del MNAC, Maite Ocaña, "muestran una historia paralela a la de las colecciones del museo". El mismo día se inaugurará la exposición La princesa sabia, que reúne las pinturas sobre Santa Caterina de la catedral de la Seu d'Urgell arrancadas en la década de 1930 y que hoy se pueden ver en Barcelona, Vic y Suiza. Las dos exposiciones serán gratuitas.

En primavera se inaugurará otra de las exposiciones que conmemoran este 75 aniversario: Praga, París, Barcelona, 1918-1948, en la que, mediante 200 fotografías, se explicará la revolución artística de entreguerras que se vivió en Praga y París y que se vio reflejada en la obra de fotógrafos catalanes como Pere Català Pic, Emili Godes y Josep Sala.

Según Ocaña, los actos de aniversario se celebrarán "dentro de un presupuesto de contención", ya que en 2010 se contará con 21,6 millones de euros -el 14% menos que este año-, sobre todo por haber disminuido el alquiler de la sala oval. Frente a estos datos negativos, Ocaña aseguró que han aumentado los visitantes del museo (900.000) y que se había superado la cifra de 2008 gracias, sobre todo, al efecto Sorolla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de noviembre de 2009