Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide tres años de cárcel para Lence por delito ambiental

El propietario y administrador único de Leche Río, Jesús Lence, volvió a sentarse ayer en el banquillo de un juzgado para responder de otro presunto delito contra los recursos naturales y del medio ambiente. En esta ocasión fue ante el juzgado de lo penal número 2 de Lugo, donde el ministerio público, especializado en delitos medioambientales, solicitó para el empresario tres años de cárcel y una multa de 160.000 euros.

El empresario lucense acumula, por hechos de similar naturaleza, una sentencia firme de dos años de prisión y tiene recurrida otra de un año y tres meses ante la Audiencia Provincial.

La actuación judicial la impulsaron agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil en 2001, cuando detectaron la existencia de varios vertidos de "residuos lácteos" en un riachuelo con mortandad piscícola, supuestamente procedentes de una finca en la que se depositaban lodos procedentes de la depuradora de la empresa láctea.

Lence sostuvo que lo único que realizó durante varios años fueron vertidos "autorizados y controlados" de fangos de la depuradora en una finca "perfectamente" acondicionada. Insistió en que resulta "imposible" que los vertidos tengan la procedencia que se recoge en la acusación y habló de "animadversión" hacia su persona por parte de los agentes del Seprona. Además, cuestionó la validez de las muestras y dijo que durante varios años se produjeron esos vertidos de lodos sin que "nunca hubiera pasado nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 2009