Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Costa dejó el listón muy alto"

El secretario general del PP, Antonio Clemente, quiere cerrar la brecha con Alicante

La paradoja todavía sigue instalada en el PP. Tras una reorganización con profundidad de la estructura de mando de partido, motivada por la suspensión de militancia de Ricardo Costa a raíz de los escándalos del caso Gürtel, el argumentario oficial obliga a tener palabras de elogio para el ex secretario general.

"Costa dejó el listón muy alto y espero hacer las cosas lo mejor posible", aseguró ayer Antonio Clemente en su primera comparecencia como nuevo secretario general de los populares valencianos.

Clemente, un hombre de talante conciliador pero sin peso en la estructura del partido, justificó la presencia de Ricardo Costa en las jornadas parlamentarias celebradas el pasado martes. "Costa está suspendido de militancia, pero es miembro del Grupo Popular [en las Cortes Valencianas] y no me parece fuera de lugar que asista", argumentó el nuevo número dos del PP.

El nuevo equipo pretende reactivar el partido de cara a las elecciones

Alarte dice que el que tiene que relevarse en el PP es Francisco Camps

Para el secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa formará parte activa del grupo parlamentario hasta que se resuelva de manera definitiva su situación. "El proceso no ha finalizado. El Comité de Derechos y Garantías es el que ha de resolver", insistió.

El número dos del PP se presentó ayer, junto al vicesecretario general, José Ciscar, y el coordinador general, Alberto Fabra, tras la primera reunión de la nueva cúpula del PP a la que también asistió el portavoz parlamentario y consejero, Rafael Blasco.

Antonio Clemente aseguró que su voluntad es cerrar la brecha abierta con la dirección provincial de Alicante, que preside José Joaquín Ripoll, con quien tiene previsto reunirse igual que con el resto de dirigentes provinciales, comarcales y locales del partido.

"Todos saben lo que ocurrió en el Comité Regional [celebrado el pasado lunes, en el que Ripoll y los otros tres miembros de la dirección provincial votaron en contra de la propuesta de Francisco Camps]", prosiguió Clemente, "pasado ese momento tenemos que hablar de unidad y trabajar todos juntos".

El secretario general del PP quitó hierro a la ley del silencio propuesta por Camps y aprobada por la gran mayoría del Comité Regional del partido. Clemente indicó que, llegado el caso, si hay que aplicar alguna sanción tendrá que ser ratificada por el mismo órgano que la promovió.

El objetivo de Clemente es preparar el partido para revalidar sus victorias electorales en los comicios de 2011. Para ello, el nuevo equipo del PP pretende reactivar las comisiones sectoriales e incluir en los organigramas a los dinamizadores de barrio. Esto es, reclutar a personas que gocen de cierta popularidad en su entorno social para que propaguen y difundan las propuestas de los populares.

En este contexto, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, retomó su agenda institucional tras dos días intensos de actividad dedicados al partido. Aunque no hizo nuevas declaraciones sobre los cambios, Camps aprovechó un acto con universitarios para apuntar que "quien se esfuerza, estudia, trabaja y dedica horas a lo que corresponde, al final tiene el éxito que busca desde el principio". Unas palabras en las que algunos quisieron ver una autoreferencia a los acontecimientos de los últimos días.

Por su parte, el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, manifestó ayer en La Vall d'Uixó que "Camps no da los mínimos democráticos, ni de ética ni de responsabilidad ni de convicción para ser el presidente de los valencianos y valencianas". Sobre los cambios hechos en el PP, Alarte dijo que "el que tiene que relevarse es Camps, si no, lo harán los valencianos en las próximas elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de noviembre de 2009