Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:'IN MEMÓRIAM'

Julián Rezola, creador de la educación de calle en España

Julián Rezola Trapero, fallecido el 9 de octubre en Barcelona, había nacido en Logroño hace 66 años. En 1962 emigró a Francia como tantos otros españoles, para trabajar como mecánico ajustador. En París participó de las ideas pedagógicas de la Universidad de Vinncennes, tomó contacto con asociaciones educativas dedicadas a la reinserción de jóvenes marginados y fue educador en barrios de emigrantes, llamándole la atención el trabajo que algunas instituciones realizaban en el propio contexto donde habitaban los chavales. Vivió intensamente, desde su posición de emigrante español, los sucesos del Mayo del 68 francés.

Ese año se traslada a Logroño y, de forma clandestina, porque estaba prohibido el derecho de reunión, inició la primera experiencia en España de educación en medio abierto, que denominó Movimiento Pioneros, es decir, una práctica educativa y socializante desarrollada en el propio barrio donde viven los jóvenes para tomar conciencia de sus problemas personales y sociales.

Fue un hombre comprometido con su tiempo, heterodoxo, respetuoso con el educando, de la estirpe de quienes quieren transformar la sociedad, no administrarla, y adquirió la responsabilidad de ser el primer secretario general de la UGT de Navarra en democracia (1976-1977).

Su gran aportación pedagógica fue poner a disposición del niño y del adolescente con dificultades unas estrategias de análisis que le permitan entender lo que está sufriendo, y dotarle de herramientas para que pueda interactuar y cambiar su situación. Como escribió el pedagogo Faustino Guerau de Arellano, "tenía una especial habilidad para ayudar a los chavales a dialectizar la calle y el rincón, para enseñarles a cocer, guisar bien dentro de sí mismos lo que les ocurría por fuera. Aprendían a expresarse". Enrique Miret Magdalena citaba a Pioneros como una referencia en el campo de la educación.

Rezola fue un educador innovador, criticado y crítico, sobre todo, con los de su linaje socialista, cofundador en 1978 de la Fundación Bartolomé de Carranza en Pamplona, e impulsor en 1986 del primer taller-escuela de reciclaje de objetos usados en Logroño, creando así un aula de compensatoria para chavales absentistas. Televisión Española se interesó por la experiencia y el director de Vivir cada día, Pedro Pérez Oliva, realizó en 1986 un documental sobre Pioneros visualizado por 14 millones de españoles.

En 1988 se trasladó a Barcelona y en el barrio de Ciutat Vella entró en contacto con jóvenes cabezas rapadas, desarrollando la primera actividad educativa en España con ellos. Varias conferencias recogen esta experiencia educativa y vital donde estos chavales podían encontrar a un receptivo Julián, ahora de profesión herrero. Potenció que el Movimiento Pioneros se desarrollase también en casi todos los barrios de Pamplona, Logroño y Oviedo. El germen profesional del educador en medio abierto, que se inició en Logroño en 1968, se ha desarrollado hasta ser ahora una diplomatura universitaria, Educación Social; en la bibliografía profesional siempre se reconoció el origen de esta pedagogía en el barrio de Yagüe de Logroño. Julián Rezola fue una figura clave para el surgimiento de una nueva pedagogía social a través de la cual los niños y jóvenes en dificultades psicosociales pueden tomar las riendas de sus vidas.

Emiliano Navas Sánchez es director de Ediciones Emilianenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de noviembre de 2009