Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mensaje oculto de Schwarzenegger

El gobernador de California envía una carta con un acróstico insultante

Qué coincidencia. Si se leen en sentido vertical las iniciales de las palabras con las que comienza cada línea del párrafo principal que usted tiene delante en la fotografía lo que se lee es: "Fuck you [Que te jodan]".

Las letras forman parte de una carta con la que el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, explicaba el pasado 12 de octubre los motivos por los que veta una ley que aprobó la Cámara de Representantes y el Senado estatal. El promotor de la legislación y receptor de la supuesta recomendación soez es el congresista demócrata Tom Ammiano, cuya misión era sacar adelante la ley AB1176 y reconvertir un antiguo astillero de San Francisco en un nuevo barrio residencial.

Al Gobernator parece no haberle gustado la idea y, además, tenía unas palabras pendientes con Ammiano, quien durante un acto de recaudación de fondos a principios de mes para el Partido Demócrata -Schwarzenegger es republicano, pero había sido invitado por el ex alcalde demócrata de San Francisco Willie Brown- le llamó mentiroso a voz en grito. "Mientes", dijo Ammiano entre ilustres invitados, interrumpiendo las palabras del gobernador.

Cuando Schwarzenegger abandonó la tarima de los conferenciantes, el congresista, airado, lanzó una diatriba sobre los males que ejerce el gobernador de California sobre los ciudadanos. Cuando acabó se marchó, no sin antes dejar caer la siguiente frase de despedida para Schwarzenegger: "Kiss my gay ass" [besa mi culo gay]".

Al día siguiente, el gobernador reaccionaba con sentido del humor. "Lo que sucedió en ese acto no es nada comparado con la reacción que se vivió en Hyannis Port cuando les dije a los Kennedy que me casaba con María

[Schriver, la esposa de Schwarzenegger y sobrina del malogrado ex presidente John F. Kennedy]".

Ayer, se insistía desde la oficina de Schwarzenegger que el acrónimo escondido era pura casualidad. "¡Dios mío, qué coincidencia!", se sorprendió su portavoz cuando fue preguntado por los medios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de octubre de 2009