Fomento ve inviable fijar fecha a la autopista de Las Pedrizas

El PP pide que se rescate de la concesión a Sacyr

El Ministerio de Fomento reconoce que es imposible por el momento estimar una fecha para la entrada en servicio de la autopista de peaje AP-46 entre el puerto de Las Pedrizas y Málaga, cuyas obras se encuentran actualmente paralizadas debido a los problemas financieros de la concesionaria, una UTE liderada por Sacyr.

Aunque cuando se adjudicó la autopista, la entonces ministra, Magdalena Álvarez, anunció que entraría en funcionamiento el 1 de enero de 2010, ahora es una incógnita porque, según ha reconocido en una respuesta parlamentaria su sucesor, José Blanco, hasta que la concesionaria no resuelva sus problemas económicos las obras "no podrán recuperar un ritmo adecuado". A falta de dos meses para su teórica inauguración, la infraestructura apenas está al 30%.

La vía, que debería abrir el 1 de enero, está parada por falta de financiación

Para la diputada del PP por Málaga, Celia Villalobos, "no es de recibo que Fomento siga sin poder dar una fecha sobre la finalización de una estructura necesaria para mejorar el tráfico en Málaga, que arrastra ya un retraso de dos años".

Las obras, que se iniciaron en febrero de 2008 con más de un millar de trabajadores, comenzaron a ralentizarse hace un año, hasta que en primavera quedaron prácticamente suspendidas.

Según el Gobierno "se ha reducido" a la terminación de grandes viaductos y a algunos movimientos de tierra. Villalobos ha pedido a Fomento que no deje pasar más tiempo y actúe, bien rescatando la concesión y adjudicando el proyecto a otra concesionaria, o bien otorgando un crédito a Sacyr para que pueda concluir la carretera. El PP anunció que llevará al pleno municipal de Málaga del próximo jueves una moción en la que insta al ministerio a "buscar soluciones para llegar a un acuerdo con la concesionaria con el fin de que retome la actividad".

Con un trazado de 24,5 kilómetros, la AP-46 unirá el alto de Las Pedrizas con Málaga y se ideó como alternativa al principal acceso a la Costa del Sol desde el interior, por donde circularán diariamente más de 20.000 vehículos. El coste del peaje se estipuló en 1,5 euros.

El Gobierno ha recordado que el régimen de concesión por el que se realiza la obra implica que la constructora financia la construcción y luego recupera la inversión mediante el peaje. En su momento, Sacyr desechó la oferta del Estado de recibir un crédito participativo de 180 millones de euros y buscó financiación por su cuenta. Las obras fueron adjudicadas en 421 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de octubre de 2009.